Archivo de Chomsky

Un espacio para recordar a las grandes figuras del fútbol chileno que engalanaron las canchas de nuestro país.

Chomsky

El zurdo que salía jugando

Autor: Chomsky


Siempre actuó de defensa central, desde el Deportivo Santa Marta en La Florida hasta su llegada a Colo Colo a los 15 años. Bajo de estatura, no recurría al golpe, le bastaba su técnica para esperar, amagar, anticipar y salir jugando. Rafael González Córdova nació el 24 de abril de 1950 en Santiago (cumplió 67 años). Medía 1,70 metros y pesaba 73 kilos.

Debutó en primera división en Colo Colo 1969, dio tres vueltas olímpicas: 1970 y 1972 y la Copa Chile 1974. Jugó siete temporadas en Unión Española (1976 a 1981 y 1986; campeón en 1977), cuatro en Deportes Arica (1982 a 1985), una en Audax Italiano (1987) y dos en Magallanes (1988 y 1989).

En 1971 integró la selección Sub 23 que enfrentó a la República Democrática Alemana, con Fernando Riera en la banca: Manuel Araya, Claudio Avendaño, Leonel Herrera, Rafael González, Pablo Valenzuela, Fernando Torres, Francisco Las Heras, Fernando Carvallo, Claudio Gallegos, Arturo Salah y David Henry. En 1972 viajó a China con la selección joven de Raúl Pino: Enrique Enoch, Gustavo Laube, Rafael González, Freddy León, Francisco Las Heras, Gustavo Viveros, Hugo Solís, Esteban Aránguiz, Alejandro Trujillo, Sergio Ahumada, Arturo Salah y Luis Godoy.

Fue seleccionado nacional con Rudi Gutendorf, Luis Álamos y Caupolicán Peña. En total, 41 partidos: nueve oficiales y 32 amistosos. La mayoría de las veces haciendo pareja con Leonel Herrera. Asistió a la Copa del Mundo Alemania Federal 1974.

“Con Leonel nunca jugamos en cadetes de Colo Colo, como todo el mundo supone, porque él es dos años mayor. Nos encontramos en la reserva y en el primer equipo. Y en 1970 fuimos campeones con Humberto Cruz delante nuestro en el mediocampo”.

Radicado en Miami, Estados Unidos, donde se quedó en medio de un viaje a Canadá, González trabaja en una empresa de mudanzas. Estuvo dos décadas sin venir a Chile.

“Jugué hasta los 39 años. Lo mejor de mi carrera fue Colo Colo en la Copa Libertadores 1973 que finalizó con el vicecampeonato, porque la final se arregló afuera de la cancha. La victoria ante Botafogo en el estadio Macaraná fue el punto más alto del equipo. Individualmente, mi actuación en el Centenario de Montevideo”.

Colo Colo 1973 estuvo presente todo el tiempo. “Con Chamaco Valdés jugamos juntos en Deportes Arica, Leonel Herrera fue mi entrenador en Audax Italiano y Guillermo Páez, en Magallanes”.

¿Un gol? “A la selección de Pekín, de tiro libre. Fue superior al que le marqué a Botafogo en el Estadio Nacional, porque estaba mucho más lejos”.

¿Rivales difíciles? “Chocolito Orlando Ramírez y Carlos Caszely. Y por el cabezazo, el Tanque Alfredo Rojas”.

En 1979 la revista Estadio hizo una encuesta a los jugadores y usted fue el único que no eligió a Elías Figueroa y Alberto Quintano. Votó por Leonel Herrera y René Valenzuela. “Fue un error. Para mí Elías Figueroa no sólo es el mejor defensa de la historia del fútbol chileno, sino que también el mejor de su puesto en la historia del fútbol mundial. Haber sido suplente de Figueroa y Quintano fue un honor”.

¿Unión Española? “Me saco el sombrero ante sus dirigentes que me cumplieron en todo, incluso más allá de los contratos. Me dolió perder la finalísima con Everton en 1976”.

¿Un orgullo? “Antes de un partido me topé con Raúl Sánchez y me dijo: ‘Lo vine a ver jugar a usted, maestro”.

Seguir leyendo