Wanderers lo hace de nuevo: avanza a la final desde el punto penal

El elenco de la Quinta Región se impuso por 5-3, luego de empatar 0-0 en el duelo de revancha, disputado en Talcahuano.


Gutiérrez dispara alto para abrir la cuenta; Povea elige un remate suave, con borde interno para igualar; Pineda sufre para adelantar a Wanderers; Ortega engaña a Castellón; Medel hace lo mismo con Lampe; Sepúlveda elige el centro del arco y le resulta; Castellón manda a Lampe hacia el otro lado; Zoch se queda en los gestos antes del disparo y le pega al palo. Cortés acierta y Wanderers lo hace de nuevo. Como ante Iberia, desde los doce pasos, clasifica a la final de la Copa Chile, su quinta definición del certamen. En el puerto sufren, pero se abrazan. Aseguran premio. Pelearán por el título e irán a un torneo internacional.

Los porteños fueron más efectivo cuando debían. Ambos equipos parecían más preocupados de neutralizarse que de atacar. Nadie quería correr riesgos de quedarse fuera de la definición. Huachipato, quizás obligado por la localía, insinuó más en el comienzo, con dos llegadas en el inicio que, al menos, sirvieron para inquietar a Gabriel Castellón y con Yeferson Soteldo transformado, como era esperable, en el principal agente ofensivo.

Wanderers, en tanto, demoró quince minutos en llegar al arco de Carlos Lampe. Eso sí, cuando se acercó al pórtico rival, el equipo de Nicolás Córdova atacó con más riesgo. De hecho, la mejor atajada de la primera etapa la realizó el arquero boliviano quien, en los 23’, evitó de forma notable que un zurdazo cruzado de Marco Medel llegara a la red.

Los porteños extendieron la búsqueda de protagonismo al comienzo del complemento, pero, tal como en la primera etapa, la primera ocasión de riesgo la protagonizó el equipo contrario. En los 54’, el paraguayo Jorge Ortega finalizó con un zurdazo una media vuelta en el área wanderina. Castellón rechazó con apuros.

Ambos entrenadores buscaron remecer a sus dirigidos y darle más agresividad al juego. Y lo consiguieron, con apuestas ofensivas, como el ingreso del paraguayo Sergio Bareiro en el caso de Huachipato y de César Cortés en el de Wandereres. Soteldo, en los 63’, casi derriba todos los planes wanderinos, pero se encontró con el notable achique de Castellón. El golero contuvo con comodidad un cabezazo de Bareiro en el último minuto. La última opción de romper la paridad que obligó a definir todo desde los doce pasos. La especialidad wanderina.

Seguir leyendo