Wanderers y Everton protagonizan un clásico de primera


Un clásico de esos que gustan. Con mucha gente en el estadio, incertidumbre en el resultado, roce, errores, genialidades, goles y golazos. Y además, con cosas importantes en juego. Para Wanderers, el local, sumar puntos para intentar escapar del fondo en la tabla del coeficiente. Para Everton, terminar con la caída que en las últimas fechas lo ha alejado de la lucha por el título. Al final, tras un duelo digno de aplausos, el botín fue repartido con un intenso 3-3.

Había mucha presión. En el caso de los porteños incluía una polémica entre Nicolás Córdova y un par de miembros de la Comisión fútbol que calificaron su gestión al mando del equipo como un fracaso.

Quizás por eso, el DT de los caturros gritó tanto los goles de Jean Paul Pindea (5′ y 22′) que le dieron rápidamente la ventaja.

Era un golpe duro para los viñamarinos, que no registraban triunfo desde la quinta fecha. Después de esa jornada, el cuadro de Pablo Sánchez, uno de los que había llamado la atención y aparecía como candidato al título, empezó a perder terreno, dejándose superar por otros.

Pero en Everton querían meterse nuevamente en la pelea, ponerle presión a Colo Colo, que poco a poco está viendo como sus rivales en la parte alta se van quedando. Y reaccionó la visita, empatando (23′, Oscar Salinas y 37′ Juan Cuevas) ante la sorpresa de los locales.

Aunque poco antes del descanso hubo más caras de sorpresa. Eduardo Lobos sale con Jaime Carreño, quien no ve venir a César Cortés, que le roba la pelota y anota ante la salida del portero.

Carreño se lamentó hasta el final del primer tiempo, donde además tuvo problemas con Pineda, ganándose ambos amarilla. Vitamina Sánchez decidió que el volante no regresará para la segunda parte.

La etepa final fue intensa y con un libreto claro: Everton atacaba y Wanderers se dedicaba a defender el resultado y buscar de contragolpe. Y el premio fue para los ruleteros, con el empate de Venegas, a ocho minutos del final.

Obviamente, con el empate, Wanderers salió a buscar el protagonismo otra vez y casi consigue el triunfo con un cabezazo de Marco Medel que salvó notablemente Lobos. Pero también lo tuvo Everton, pero Patricio Rubio falló de manera increíble.

Al final, no se movió más el marcador. Ambos se llevaron algo, aunque necesitaban más. Eso se notó por el esfuerzo e intensidad de un clásico para destacar.

 

Seguir leyendo