El voto seguro de la Fórmula E

La serie sólo tiene confirmada la edición 2018, pero ya hubo reuniones con los comandos de Piñera y Guillier.


El auto acelera como el mejor de carreras, frena como el más potente y el piloto logra hacer ochos como si llevara los comandos del más versátil prototipo o coche de serie. El modelo Fórmula E que manejó Eliseo Salazar ayer en la elipse del Parque O’Higgins ante público, autoridades y el español Alberto Longo, subdirector general de la categoría, dejó atrás cualquier prejuicio que pudiera haber respecto de la espectacularidad del evento que el 3 de febrero de 2018 llegará a Santiago: el E-Prix.

Ayer fue el lanzamiento también del sponsor principal del evento donde autos impulsados por electricidad recorrerán un circuito por las calles del centro de Santiago.

Antes, modelo y piloto fueron a La Moneda y por la tarde anduvieron por la Plaza de Armas, donde fueron mirado por más curiosos y por los mecánicos que viajaron a Chile con el auto, que descartaron daños en el mismo tras su paso por las “accidentadas” calles de Santiago.

El sueño de Salazar, quien hace cuatro años llamó a Longo (como el mismo directivo recordó ayer) para proponerle traer a Santiago una fecha de la Fórmula E (que en esa época era sólo un proyecto) ya está materializada, aunque el acuerdo es sólo por una edición.

El asunto es que todo necesita de la venia del gobierno y los españoles saben que el período de Bachelet termina en marzo de ese mismo año. Pero eso no quiere decir que pongan en duda la continuidad y esa seguridad no se las da las buenas intenciones, sino los acercamientos que ya ha habido con quienes pueden ser los nuevos gobernantes.

La continuidad de la carrera no debe darse por descontada. La serie cumplirá cuatro años y sólo una ciudad (Berlín) habrá sido sede todos los años. Y, por ejemplo, Buenos Aires y México lo fueron tres veces y ahora no fueron considerados. En Moscú y Miami sólo se corrió en una oportunidad.

Consultado por La Tercera respecto de esas conversaciones, Longo comenta: “Conversamos con (gente de) los candidatos”. ¿Los ocho? “No, los que tienen opciones”, responde.

Longo reduce luego el número a “no más de dos”, según responde, evitando dar nombres, pero dejando en claro los acercamientos con los comandos de Sebastián Piñera y Alejandro Guillier.

De acuerdo al confundador de la serie, “quisiéramos hacer el acuerdo por seis años”. Según trascendió ayer, existe completo acuerdo si se da un gobierno de Piñera, mientras que en la Nueva Mayoría, aunque el proyecto ha tenido el apoyo de los ministerios de Deporte y Energía, entre otros, las autoridades gubernamentales consultadas no quisieron confirmar nada.

Salazar, por su parte, aseguró: “Siempre tuve mis éxitos y fracasos en el extranjero y, como los futbolistas, me gustaría terminar mi carrera en Chile. Quiero hacer algo por el país”.

Seguir leyendo