El vacío tras el arco de Bravo

Históricos goleros chilenos ven con preocupación el recambio de la Roja, en especial el de la portería, por donde debe comenzar todo equipo. Los especialistas aún ven ‘verdes’ a los que vienen y el debate se instala con De Paul.


“Pensando en levantar la tercera”. Ésa fue la frase que lanzó Claudio Bravo para comenzar a despejar su futuro en la Selección. El capitán quiere más. A sus 34 años y 119 partidos con la camiseta de la Roja, el golero del Manchester City parece dejar atrás sus ganas de abandonar al Equipo de Todos.

De todas formas, aún cuando el oriundo de Viluco pueda estar presente por un tiempo más, el arco de Chile no tiene un reemplazante innato. No hay un Claudio Bravo bis que asome con seguridad para hacerse cargo. Es cierto, cuando no ha estado el meta del Manchester City su reemplazante es Johnny Herrera. Y si no, Cristopher Toselli se ha puesto bajo los tres palos. El problema es que el primero tiene 36 años cumplidos y el segundo va camino a los 30. Los defensores del arco de la Selección están viejos y, con excepción de Toselli, enfrentan el último cuarto de sus carreras. Urge el recambio. Por ahí se comienza.

Bravo lo dijo en su momento: “Es tarea de los que vienen más abajo, de tratar de apurar los procesos, tratar de que sus cabezas aceleren al máximo y generar competencia dentro de la Selección. Me pasa a mí también y yo feliz de que llegue un chico con 20 años a hacerme presión en la Selección. Sería importante, pero pasa (la falta de recambio) en prácticamente todas las posiciones en nuestro equipo”, dijo tras ganar la Copa América. Hoy, nada ha cambiado, al menos en su función.

En ese sentido, hay jóvenes arqueros que con sus números se postulan al menos como candidatos. Algunos que ya saben lo que significa trabajar en el ambiente de la Roja, que han sido nominados por Pizzi o Sampaoli en el pasado. Otros que han defendido la portería en torneos de selecciones juveniles. Otros, eso sí, ni siquiera se han estrenado en sus clubes.

“Hoy no hay mucho”, dice de entrada Sergio Vargas, exarquero de la Roja en el camino a Corea y Japón 2002 y la Copa América de Colombia en 2001, además de panelista de El Deportivo. “Siempre les falta algo (a los arqueros jóvenes) y ahí quedamos… Los cadetes no rinden, han andado bastante mal”, concuerda Leopoldo Vallejos, arquero de Chile en la cita planetaria de Alemania en 1974. ¿Y Óscar Wirth, mundialista en España ’82? “Creo que los arqueros jóvenes que están en Chile aún no están preparados. Hablarlo es fácil, no es sólo pararse al frente del arco, es tener la madurez, la experiencia de una persona como Bravo y su currículum, ése tipo de cosas son difíciles de lograr. Yo le aseguro que las posibilidades, con el recorrido de ellos a estas alturas, disminuyen”, respalda. Y claro, si el capitán debutó en la Adulta con 21 años y los que se pueden proyectar están lejos de eso.

Mirando el Mundial de Qatar en 2022 o el país que sea elegido como sede para la cita de 2026, hay que poner ojo en los menores de 25 años. Así las cosas, dentro de la liga local algunos ya sacan ventaja, como Álvaro Salazar de Colo Colo, Brayan Cortés de Iquique, Darío Melo de Palestino o Gabriel Castellón de Santiago Wanderers. Sin tener muchos años, ya gozan de una buena cuota de experiencia como profesionales, incluso con partidos internacionales de clubes. El Súperman los analiza: “Le falta mucho a Cortés y Castellón si es que… van a ser buenos arqueros, aún están en camino. Con Melo tengo dudas”. Wirth se aventura con su favorito para tomar el testimonio del actual ‘1’ de la Selección: “El que más me agrada a mí es Cortés. Para mí tiene más hechuras”, dice.

Eso en Chile, porque en el extranjero Lawrence Vigouroux también presenta credenciales. De todos los mencionados, Cortés defendió a Chile en el Sudamericano de 2013 y jugó dos partidos del Esperanzas de Toulon de 2014 (Salazar jugó los otros dos), Melo fue titular en el Mundial Sub 20 de Turquía y Vigouroux el tercer meta de ese plantel.

Eso sí, Vallejos cree que el actual jugador del Manchester City aún tiene mucho por entregarle a la Roja: “Bravo aún tiene para rato, va a jugar, creo yo, mucho más allá de los 40, te lo aseguro. Y Johnny está jugando muy bien. Ambos están capacitados para seguir en lo que venga, van a estar. El DT que venga no los va a sacar así como así”, asevera. De hecho, no se desespera en el análisis por lo que viene, porque a su juicio “hay varios campeonatos antes para terminar de formar. Viene el chico de Iquique (Cortés), el de Wanderers (Castellón)… hay arqueros, no hay que preocuparnos tanto”.

Vargas mira más allá y encuentra respuestas en Fernando de Paul, argentino nacionalizado chileno de 26 años y que cuenta con mucha experiencia en el profesionalismo. “El que veo más completo en condiciones técnicas, mentales y de personalidad es De Paul, pero va a depender de si juega”, postula. Vallejos le da su venia, aunque con reparos: “De Paul es un buen arquero, sí, pero no juega, a veces juega unos partidos y nadie lo conoce. Ése es el problema. Bravo no juega, pero lo conocen”. Sobre el ex portero de San Luis de Quillota, Wirth también tiene una opinión: “Arqueros como De Paul son para responder en instancias como en la que está, nada más. La competencia internacional cambia ostensiblemente el nivel de exigencia”.

Los expertos tienen sus candidatos. Mucho tendrán que decir ellos en el afán de tomar un arco que ya tiene más de 10 años con un único dueño.

Seguir leyendo