El uno a uno de la UC: Aued fue el mejor de los cruzados

El volante, por naturaleza de corte defensivo, terminó transformándose en el conductor del mediocampo de la UC, al que le sigue pesando demasiado la ausencia de Diego Buonanotte.


Universidad Católica lo intentó. Por momentos complicó a Universidad de Chile y, sobre el final, tuvo dos ocasiones claras para, al menos, igualar el marcador. Sin embargo, no le alcanzó, más allá del aporte de algunas figuras.

El argentino Luciano Aued y el defensor Benjamín Vidal destacaron en un equipo que terminó, infructuosamente, volcado en ofensiva.

Este es el análisis del cometido de cada uno de los cruzados.

Cristopher Toselli: Partido ingrato para el golero cruzado, quien, en el primer tiempo, salvo en un centro, no tuvo que intervenir en la primera etapa y se encontró con el gol de David Pizarro. En la segunda mitad no tuvo gran trabajo

Stefano Magnasco: Amonestado en los 26′ por fuerte infracción sobre Monzón. No realizó un gran trabajo ofensivo y al momento de defender no tuvo grandes complicaciones. Partido correcto, pero nada más.

Benjamín Vidal: Se transformó en uno de los agentes ofensivos claves en la UC. Un cabezazo suyo en los 15′ obligó a una notable reacción de Johnny Herrera y en el segundo tiempo, en los 67′, apareció otra vez en el área azul, tras un córner ejecutado por Cordero.

Branco Ampuero: Le correspondió la misión de marcar a Pinilla. Evitó que el centrodelantero laico recibiera con comodidad, lo que lo obligó a situarse en otras posiciones del ataque. No alcanzó a llegar a obstruir a Pizarro en el gol.

Germán Voboril: Otro de los rescatables en los cruzados. Sus subidas generaron superioridad ofensiva de la UC por la izquierda. Sin embargo, no fueron aprovechadas. En el gol de Pizarro no llega a cubrir la posición por la que ingresó el porteño.

César Fuentes: Su trabajo de concentró en el intento de contener la generación de juego del equipo de Guillermo Hoyos. Ahí, cumplió. Eso sí, le faltó aportar en la otra faceta del juego.

Luciano Aued: El mejor de los cruzados. Además de apoyar la contención, intentó acompañar a Espinosa en la generación y por largos pasajes se transformó en el auténtico conductor estudiantil. Uno de los buenos valores cruzados. Remató al arco en los 43′ y le dio un gran pase a Cordero en los 59′, que el carrilero no pudo controlar.

José Pedro Fuenzalida: Intentó revertir la suerte del equipo de Salas trabajando, como acostumbra, por el sector derecho. Su aporte creció en el segundo tiempo. Eso sí, careció de claridad y precisión. Se perdió, increíblemente, el empate, en los 36′. Estaba sólo frente al arco. Le pegó al balón con la canilla. En los 59′, ejecutó una volea que no tuvo potencia.

Carlos Espinosa: No fue el conductor que la UC necesitaba, principalmente porque muchas veces sus compañeros lo obviaron en la elaboración y se la confiaron a Aued u optaron por las franjas, con Fuenzalida y Cordero. Terminó retrasándose para tener más contacto con la pelota. Poca trascendencia en un equipo que extraña a Buonanotte, su volante ofensivo natural. A última hora, obligó a otra gran tapada de Herrera.

Fernando Cordero: Activo, sobre todo en el inicio del partido. Se entendió bien con Voboril para la rotación de funciones en el sector izquierdo, pero le faltó más precisión en el último pase. En el segundo tiempo, quedó en posición de lograr el empate, pero no logró controlar una gran asistencia de Aued.

Jeisson Vargas: No se le vio cómodo en el centro del ataque cruzado, sometido al asedio de los centrales azules, Contreras y Vilches. Intentó preocupar a través de su movilidad, pero no recibió asistencias adecuadas para definir. Un tiro libre rasante suyo pudo significar, en los 22′, la apertura de la cuenta. Herrera lo evitó. Amonestado en los 11′  por falta contra Vilches.

Germán Lanaro: Reemplazó a Benjamín Vidal en la segunda etapa, con la tarea de reforzar el dispositivo para controlar el poderío aéreo de Pinilla. Su actuación no genera grandes elogios, pero tampoco reproches.

José Luis Muñoz: Ingresó en la parte final del segundo tiempo, encendido. Después de una gran acción individual, que incluyó dejar en el piso a Felipe Seymour, estrelló un balonazo en el vertical izquierdo de Herrera. En poco tiempo en la cancha, aportó la oportunidad de gol más clara para la UC.

David Henríquez: El juvenil debutó en el clásico universitario oficial. Se plantó en el centro del ataque, como referente de área, pero no recibió balones.

Seguir leyendo