Toloza pone el techo en tercera

Mientras en Argentina, y otros países del mundo, ya hay mujeres arbitrando en Primera, en Chile la más avanzada es juez de línea en la Segunda División.


¿Cuándo en Chile? Es la inquietud que despierta el debut de una árbitro en la primera división del fútbol argentino. A una montaña de distancia. La invisibilidad de mujeres en el referato del fútbol profesional masculino hace pensar a muchos que dicho rol no despierta mayor interés en las chilenas.

Lejos de ello, en el país existen 56 mujeres que arbitran, reconocidas por la ANFP. La mayoría se divide entre el fútbol femenino, donde sólo hay árbitros del mismo sexo, y también el formativo. De esta cantidad, sólo Loreto Toloza tiene participación en el fútbol profesional masculino.

La penquista, profesora de educación básica con mención en educación física, se erradicó en Santiago hace casi diez años con el sueño de arbitrar en Primera como principal motivación. Hoy, está cumpliendo su segunda temporada como juez asistente en la Segunda División Profesional.

La ilusión de estar en Primera División, sin embargo, la tiene hace tiempo: “Yo creo que Chile está preparado para ver una mujer arbitrando en Primera División, pero hay que atreverse a intentarlo. La sociedad chilena está mucho más abierta y hasta podría ver con buenos ojos a una chica en el fútbol masculino”, contaba a eldeportivo, en 2015.

Junto a Belén Carvajal, de vasto recorrido en competencias internacionales femeninas, están siendo preparadas por la FIFA para arbitrar en el Mundial femenino de 2019. En el de 2015, en Canadá, ya estuvo Toloza. “Ha dado demostraciones de estar bien. Tiene que demostrar capacidades técnicas para avanzar. Espero que las tenga”, responde Enrique Osses, presidente del Comité de Árbitros, a eldeportivo, consultado por las posibilidades de Toloza de llegar a las máximas categorías del fútbol profesional masculino en Chile.

Lo cierto es que todavía no hay una árbitro en Primera División o Primera B. “Es una cuestión de capacidades. Tienen que demostrar que tienen la capacidad y calidad para estar ahí. Su gran barrera es que tienen que aprobar pruebas físicas con parámetros masculinos”, cuenta Osses.

La razón de esta medida la explicaba la propia Loreto: “La diferencia entre el fútbol de mujeres y hombres está en la rapidez del juego y el desarrollo táctico de los jugadores. Los niños empiezan más temprano a jugar, como a los seis, mientras que las niñas lo hacen más tarde. En la competencia femenina el fuera de juego es mucho más evidente. En el de varones, miras para otro lado y se te pasó la jugada” .

El caso de Bibiana Steinhauss, la árbitro alemana que debutó hace poco más de un mes en la Bundesliga, se justifica en que ella es una agente policial. Por lo tanto, está constantemente haciendo pruebas físicas a la par con hombres. Pese a ello, antes de debutar en Primera, Steinhauss estuvo arbitrando en las categorías más bajas del fútbol alemán por diez años, lo que invita a pensar que a Toloza, y el resto de las árbitros chilenas, aún les falta el tiempo para cumplir el sueño de dirigir en Primera.

Contando a la oriunda de Concepción y a Carvajal, entre las 56 árbitros, hay ocho que ya son internacionales, pero en el fútbol femenino. Es decir, participan de todos los torneos de esta disciplina organizados por la Conmebol y la FIFA. La más experimentada es Carvajal, quien ha estado en cuatro torneos sudamericanos juveniles, tres Copas Libertadores y una Copa América. Ahora va por su primer Mundial; Toloza, por su segundo. Hasta el momento ése es el tope del referato nacional femenino. Eso en el plano internacional. Mientras que en el ámbito nacional, por ahora, ni siquiera han tenido la posibilidad de ser jueces centrales de un partido de tercera división. Queda camino por recorrer.

#Tags


Seguir leyendo