Temidos y deseados

Yeferson Soteldo y César Valenzuela, figuras del rival de Colo Colo en la última fecha, son del gusto de Guede, quien los ve como las grandes amenazas de Huachipato.


Uno de los grandes fichajes del último tiempo en el fútbol chileno fue Yeferson Soteldo (20), la última joya del fútbol venezolano. El delantero fue oficializado a fines del año pasado en Huachipato y en apenas 12 meses se ha transformado en uno de los mejores jugadores del torneo nacional.

Por esa razón, el bajito atacante (mide 1 metro 60) es una de las principales pesadillas de los técnicos rivales. Pablo Guede, entrenador de Colo Colo, no es la excepción. El talento, rapidez y habilidad que tiene el llanero complica a cualquier defensa y el DT albo no quiere pasar zozobras este sábado, en la última fecha del Torneo de Transición.

Soteldo es una de las principales preocupaciones del argentino, porque es capaz de desequilibrar en espacios reducidos, lo que podría ocasionarle problemas a la zaga del conjunto de Macul.
Además, es uno de los futbolistas más regulares del campeonato y pese a su estatura también es uno de los mejores preparados físicamente. De hecho, de los 14 partidos que van del actual certamen, la estrella vinotinto ha jugado 13, y todos completos (1.170 minutos). Sólo faltó en uno.

El nivel del ex jugador del Zamora, club al que Huachipato pagó cerca de US$ 1,5 millón por su pase, lo ha llevado recurrentemente a la selección de su país, por lo que se ha cotizado.
Sin embargo, Soteldo no es la única preocupación del técnico de Colo Colo. César Valenzuela (25), otro de los bajitos que tiene el equipo de la usina (mide 1,63 metro), también le da vueltas en la cabeza al adiestrador.

El buen manejo de balón que posee el formado en Palestino es la principal característica del volante ofensivo al que Guede ya tuvo en Palestino. Ha jugado 13 partidos en el Transición, con 921 minutos. Suma dos goles, igual que el caribeño.

En este sentido, la sociedad que forman Soteldo y Valenzuela es una de las principales armas del equipo que dirige César Vigevani y una de las mayores amenazas que identificó el estratega albo en la previa.

Guede quiere evitar que esos dos jugadores se comuniquen, construyan y le causen daño a su oncena, sabiendo que estará ansiosa por controlar el balón y marcar un gol tempranero.
Además, el DT perdió a quien venía siendo titular por la banda derecha y quien sería el encargado de tapar las subidas de Soteldo: Óscar Opazo, suspendido por acumulación de tarjetas amarillas.

Si bien en los últimos partidos era Benjamín Berríos quien tomaba el lugar del Torta cuando éste salía, en las prácticas de esta semana el DT ocupó en esa posición a Luis Pedro Figueroa, quien busca salir del club, para contener las feroces arremetidas del venezolano. Es decir, se está inclinando por un lateral de corte más defensivo, para resguardarse.

Sondeo colocolino

Hace poco más de un mes, desde el Cacique le consultaron a Huachipato por los precios de Soteldo y Valenzuela. Según explican en el Monumental, el presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, ya está pensando en armar el equipo para la Copa Libertadores 2018.

Eso sí, la respuesta de Talcahuano no fue la que esperaban. El venezolano está prácticamente vendido al extranjero en US$ 4 millones y Valenzuela, a quien Guede tentó a principios de año, no vale menos de US$ 800 mil. Y en Macul el dinero es bastante escaso.

Seguir leyendo