El Tanque Silva, a pesar de todo

Mario Salas vuelve a confiar en el atacante uruguayo para comandar el ataque ante O'higgins, en el intento de la UC por maquillar el cierre de un torneo nefasto.


Sin opciones de disputar alguna copa internacional el próximo año, Universidad Católica sólo juega para sumar unidades y terminar lo más alto posible en la tabla. Es el único objetivo. Pobre para un elenco que se había propuesto pelear el campeonato. Su décimotercer lugar, con apenas 10 puntos en 12 fechas, tiene al elenco de Mario Salas sumido en una profunda crisis de la que no logran escapar. Viene de tres derrotas consecutivas (Huachipato y la U como forastero y San Luis en casa) y lejos de encontrar respuestas. El receso por las elecciones y la fecha FIFA llegó en el mejor momento. Al menos para despejar la cabeza, recobrar fuerzas y replantear la estrategia de cara al duelo de hoy ante O’Higgins.

“Hay que terminar bien el torneo, la verdad es que fueron cambiando un poco los objetivos. Pero bueno, este es un club que te obliga a pelear por cosas, a jugar siempre a tope, así es que hay que terminar lo mejor posible, arrancando por ganar el partido de mañana (hoy)”, señaló ayer Germán Lanaro, quien será titular.

El receso también sirvió para recuperar a un hombre fundamental para el Comandante, a pesar de su escasez de goles (uno en lo que va en el Transición): Santiago Silva, quien cumplió las dos fechas de castigo por la roja directa que vio ante Huachipato por “reclamos airados” al juez Ángelo Hermosilla y que le privó disputar el clásico universitario y el duelo de la última jornada frente a San Luis de Quillota. Hoy, en la Sexta Región, el uruguayo será titular en el primero de sus últimos tres partidos con la camiseta de la Católica. Su contrato expira a fin de año y Cruzados ya decidió no renovarle.

“Es importante tener al grupo a disposición, el técnico sabrá después cómo arma el equipo. Es importante, más si son jugadores importantes como el Tanque, con mucha trayectoria y mucha experiencia para estos casos”, añadió Lanaro.

Claro que no todo es felicidad para el DT, porque como casi todo el semestre, no podrá contar con algunos jugadores por diversas dolencias: Germán Voboril se pierde el choque ante los celestes por un desgarro en el bíceps femoral que lo tiene en la etapa final de recuperación. En tanto, Fabián Manzano también se queda al margen por una fascitis plantar bilateral. Stefano Magnasco, en tanto, no podrá ser parte del compromiso por acumulación de tarjetas amarillas. Benjamín Vidal y Diego Vallejos, dos de los refuerzos que llegaron este semestre, ni siquiera serán considerados a pesar de haber dejado atrás sus respectivas molestias físicas.

Con ese escenario, Salas planificó una alineación con Cristopher Toselli; Cristián Álvarez, Germán Lanaro, Branco Ampuero, Fernando Cordero; Luciano Aued, César Fuentes; José Pedro Fuenzalida, Carlos Espinosa, Jeisson Vargas y Santiago Silva.

Seguir leyendo