Sánchez salva a Unión en Antofagasta

El cuadro nortino fue muy superior al líder del torneo, pero el marcador se quedó en blanco.


El duelo de este sábado en Antofagasta se presentaba como clave, al igual que varios en esta fecha y las siguientes, por los cruces entre equipos con opciones de alcanzar el título. Para los locales era la oportunidad de quedar a un punto de Unión Española, el líder, que a su vez, con un triunfo aseguraba seguir otra fecha en el primer lugar, sin importarle lo que hiciera más tarde Everton ante Universidad de Chile. Pero ninguno alcanzó su meta y debieron conformarse con un 0-0. Y aunque frena su campaña, los Rojos deben regresar a Santiago agradeciendo el resultado, que lo lograron gracias a Sánchez y la mala definición local. Porque en el juego, ni un punto merecían.

Fue un partido intenso desde el principio. Ambos equipos sabían la importancia de lo que estaba en juego y salieron en busca del objetivo. Además, se enfrentaban los arcos menos vencidos del Torneo de Transición, con sólo un gol en contra para los Pumas y ninguno para los Rojos. Aunque por lo que se veía en la cancha, esa notable estadística no sólo se basaba en la solidez defensiva o las actuaciones de los arqueros. Las malas definiciones y hasta la suerte aparecieron constamente en las áreas para evitar que se abriera el marcador.

El primer tiempo habría que dárselo a los locales, quienes elaboraban más sus ataques, pero con rapidez y verticalidad cuando cruzaban la mitad de la cancha. Quizás ese dominio, interrumpido sólo a ratos, puso nerviosos a los hispanos, que terminaron algo alterados y ganándose amarillas. Aunque en la suma de aproximaciones, la etapa terminó equilibrada.

En el primer minuto del segundo tiempo si se vio una gran reacción de un portero. Estigarribia se metió entre los centrales hispanos, pero no pudo superar en el mano a mano a Diego Sánchez, quien fue abajo para detener el remate. Aunque cinco minutos después, fue el destino el que evitó el gol de Ciampichetti, que sacó un remate que pasó pegado al palo.

Y el elenco nortino siguió. Como a los 59′ cuando llegaron con paredes al corazón del área, pero Brayan Carvallo, que había iniciado la jugada, definió mal.

A esa altura, el arco invicto de Unión ya parecía un milagro, porque el equipo del técnico Nicolás Larcamón seguía entrando por todos lados.

Unión intentaba reaccionar, bajo los gritos de Martín Palermo, quien no veía en la cancha, nadie podía, al puntero del fútbol chileno. Sánchez también le gritaba a sus compañeros, pidiendo más ayuda. La que no tuvo a los 89′ y lo obligó a otra notable intervención para evitar el gol.

Con pelotas detenidas algo trató de hacer el cuadro hispano. Pero el peligro estaba en el otro lado, donde en el segundo minuto de descuento otra vez Sánchez salvó a su equipo, cerrando así el duelo con un 0-0, injusto para el local. Un milagro para la visita.

Seguir leyendo