Medio Contra Uno

La entrevista de Felipe Bianchi

Se trata, simplemente y rapidito, de contestar en la extensión máxima de un tuit (140 caracteres) una pregunta que no podrá exceder de medio (70)

Twitter

Ricardo Solari: “Alexis debería irse cuanto antes; Wenger es un ‘loser’”

El actual presidente del directorio de TVN, ex ministro del Trabajo, reputado miembro del Partido Socialista, ciclista de fin de semana y reconocido melómano, despliega aquí sus gustos y su memoria futbolera.


No lo imagino de corto ¿jugó fútbol alguna vez?
Muchísimas veces. En el patio del Instituto Nacional, en las siete canchas de Emilia Téllez y en las de tierra del Estadio. Era lateral izquierdo con llegada.

¿Recuerda la primera ocasión en que fue al estadio?
1964, con mi hermano mayor, que es chuncho. Programa doble, de preliminar Universidad de Chile y de fondo el eterno campeón. Otras épocas.

Puesto a escoger: ¿recital o partido?
No compiten. Lou Reed vs Santos de Pelé, ¿cómo discernir?

El show musical que habría querido ver pero ya no pudo.
Miles Davis. Entradas compradas y se nos fue.

¿Ya es Arturo Vidal más que Elías Figueroa?
Elías es insuperable. Nunca vi otro central igual en la historia.

¿El canal ajeno que más ve el presidente de TVN?
Fox Sports, que por rarezas de la vida, se emite en Chile desde TVN.

¿El Mundial más lindo de todos los que vio?
El de México 1970. Una joya en toda la línea. Tostao, Rivelino, Pelé.

¿Tenía tele a color en su casa para el Mundial del 78?
El país entero estaba en blanco y negro.

¿Y blanco y negro para el 62?
No tenía tele el 62. Sí, por suerte, mi vecino de en frente.

¿Coleccionó alguna vez un álbum de monitos futboleros?
Por cierto. Para el Mundial del 62 y también para el del 66. Mi primer trabajo remunerado fue para comprar los anhelados sobrecitos.

¿Relatores que aún recuerda con emoción?
Hernán Solís y Nicanor Molinare de la Plaza. Y don Sergio Silva, insuperable en la TV.

Pida un regalo: ¿la colección completa de Estadio, de Barrabases… o de Qué Pasa?
La del Clarín dominical de los 70’s. El chileno, claro, el del Gato Gamboa.

¿Cuántas veces fue a Lollapalooza?
Varias. Demasiadas acarreando a expectantes adolescentes.

¿El mejor guitarrista de la historia?
Es obvio: Jimmy Hendrix.

¿Cine o teatro?
Cine siempre.

¿Es cierto que le pintaron amarilla la puerta de su casa?
Sí, ahora vivo en el jardín infantil Amanecer Oriental.

Usted es sibarita. Diga los tres mejores restaurantes de Santiago.
Ni tan sibarita. Más que de la comida disfruto estar con los amigos. Me gustan el Rivoli, el Liguria, el Carrer Nou y el Naoki.

¿Cuántos países conoce? ¿Lleva la cuenta?
Muchos. ¿RDA y RFA cuentan como uno o como dos?

Tres ciudades del mundo para regocijarse en todo sentido.
San Francisco, Río de Janeiro y Roma.

¿Algún gusto de señor antiguo? ¿Sastre, pañuelo, colonia Barzelatto?
Soy un señor muy antiguo, no tengo Facebook ni Instagram.

¿Quién era el número uno de Chile en el Mundial del 66?
Tramposo el entrevistador. En esa oportunidad nos fuimos por el orden alfabético.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Así es, y por eso el número 1 de Chile fue para el puntero derecho Pedro Araya. El 7 fue para un joven Elías Figueroa (19 años), el 17 para el capitán Leonel Sánchez y el 22 para Guillermo Yávar. En el debut, ante los italianos, se perdió 2-0. En el segundo partido, ante Corea del Norte, se logró un deslucido empate 1-1 y en el último, ante la Unión Soviética caímos derrotados 2-1, lo cual dejó a Chile en la última posición de su grupo.

La delantera más clásica del Ballet Azul, sin repetir ni equivocarse…
La que yo, como colocolino, más sufrí fue con Araya, Campos y Sánchez.

¿Se levantó temprano para ver a Stevens o a Martín en Japón?
A ambos. A Stevens lo vi en el Terminal de Buses de San Fernando. Fue una madrugada muy fría.

¿Debiera cambiarse Alexis al Chelsea?
Cuanto antes. Wenger es un loser y Antonio Conte un monstruo.

¿Di Stéfano, Messi o Maradona?
El mejor jugador argentino de todos los tiempos es Alfredo Di Stéfano.

¿Ha sido alguna vez amigo de un jugador de fútbol?
Amigo, no. Pero tengo admiración, cariño y respeto por Carlos Humberto Caszely e Iván Zamorano.

Seguir leyendo