El Deportivo

Reinaldo ya conoce sus tareas

La llegada del técnico colombiano Reinaldo Rueda a la banca de la selección chilena avanza a paso firme. El caleño ya se reunió con Arturo Salah, quien viajó exclusivamente a tierras cafetaleras para acercar posiciones con el estratega, y por ahora, todo va bien encaminado para que el actual técnico de Flamengo se ponga el buzo de la Roja por los próximos cuatro años. Las posturas están claras, sólo falta afinar los montos. Los proyectos apuntan a la misma dirección, también los objetivos y exigencias.

En ese sentido, desde la ANFP señalan que a Rei (nombre que adoptó desde sus inicios como técnico en Colombia) ya le dieron los lineamientos mínimos y esperables de su trabajo en Juan Pinto Durán y que pretende la directiva de Quilín.

La primera gran misión es obvia. El directorio que encabeza Salah le traspasó al entrenador la misión principal de clasificar al Mundial de Qatar que se disputará en 2022. Por evidente que sea la tarea, en la cúpula dirigencial sienten que con la base de jugadores que actualmente defiende a la Selección y que por edad alcanzan a llegar a ese torneo, además de algunas incrustaciones, el mínimo esperable es llegar a la cita planetaria luego de haberse quedado en el camino para Rusia 2018. “Cualquiera que sea el técnico que se haga cargo tendrá esa misión, es lo lógico. No podemos darnos el lujo de quedarnos fuera de otro mundial”, dicen desde la ANFP.

Qatar 2022 no es lo único. Las aspiraciones, de hecho, son grandes. Y aunque no es una exigencia inexcusable por lo difícil del desafío, a Rueda se le pidió intentar ganar nuevamente la Copa América, la de 2019 en Brasil. “Se le dijo que sería una hazaña histórica para el fútbol chileno conquistar por tercera vez consecutiva esa copa. No es una exigencia, pero se le hizo ver que es lo deseable”, agregan en las oficinas de Quilín.

Hay otro aspecto que no tiene que ver directamente con los logros deportivos, pero sí con las formas de trabajo. La disciplina, tan puesta en duda en los últimos años en el búnker de la Roja, es fundamental. En Quilín no quieren más hechos de insubordinación. Es más, ese aspecto fue una de las características del trabajo del caleño que hicieron que el directorio haya puesto los ojos sobre él. En el mundo del fútbol es conocido que al estratega no le tiembla la mano. Quienes han sido dirigidos por él dan fe de eso (ver página 42). “Se espera que tenga un buen manejo de plantel”, señalan en la directiva del fútbol nacional.

Quizás si lo más importante en cuanto a formas, es la ascendencia que Salah y su directorio esperan que tenga Rueda no sólo en la selección mayor, sino que también en las menores. “Se le dijo que esperamos que se involucre en todo el desarrollo técnico del fútbol chileno y que no esté aislado con la adulta. Que no es posible que la Selección esté casi apartada de todo el resto de la actividad en Chile”, indica una autoridad de Quilín.

En la ANFP han comparado cifras propias y de otras selecciones. El análisis es visto con preocupación, toda vez que llegaron a la conclusión de que en Chile es muy difícil que un jugador que haya pasado por las selecciones menores logre llegar a la absoluta. Alemania es donde quieren reflejarse. Allí el trabajo es un circuito que empieza con futbolistas muy pequeños, donde buena parte de ellos llega a defender a la Mannschaft.

La idea, señala la misma fuente, más que pedirle una forma específica de cómo jugar, es que mantenga un “estilo propio y vertical en todas las selecciones”. Ése también ha sido su sello. De hecho, según información a la que ha tenido acceso La Tercera, a Rueda se le ha dicho que participe directamente en la elección de los entrenadores de las selecciones Sub 17 y Sub 20. Se pudo ver en sus pasos por los combinados de Colombia, Ecuador y Honduras. Su intención es que los jugadores jóvenes compartan un estilo y un espíritu de juego similar al del combinado mayor. “Queremos que sea capaz de originar una nueva estructura de trabajo y que sea transversal en las distintas selecciones”.

Rueda se acerca a paso firme a la Roja. Sus metas, logros y mínimos ya los tiene claros. Sólo falta la firma, que debe hacer oficial los primeros días de enero.

Qatar 2022

La clasificación a la cita planetaria que se disputará en cinco años más es el mínimo que se le exigirá al entrenador por el que la ANFP se decantó. Para el colombiano sería su tercer Mundial con una tercera selección, luego de dirigir a Honduras (Sudáfrica 2010) y Ecuador (Brasil 2014).

Copa América Brasil 2019

Pese a quedarse en el camino rumbo a Rusia 2018, la Roja aún ostenta el título de bicampeón de América. En Quilín, aunque no le traspasan la responsabilidad ineludible de ganarla de nuevo, sí le hicieron ver que conquistar por tercera vez la Copa América es un objetivo deseable. “Una revancha del golpe que significó quedar fuera de Rusia”.

Selecciones menores y disciplina

En la ANFP quieren revertir el bajo índice de jugadores que pasa de selecciones menores a la adulta. Para eso le señalaron al caleño la misión de hacer un trabajo transversal, el que incluye mano dura con la disciplina en la Roja.