El precio de no ir a Rusia 2018

El hecho de que Chile no participe del Mundial golpea no sólo en lo deportivo. También en lo económico e incluso en los canales de televisión que tienen los derechos del certamen.


Desde la ANFP reconocen que el modelo de camiseta de Chile para utilizar en el Mundial de Rusia ya estaba confeccionado. Nike, la marca oficial que viste a la Selección, tenía razonables expectativas de un éxito de ventas. Expectativas que se derrumbaron con la derrota por 3-0 en Brasil y el final del sueño de clasificar a una tercera cita planetaria consecutiva.

El fútbol como industria sufre. No sólo en el aspecto deportivo, sino también en el económico. Todo lo que se planificó con la Roja entre los 32 clasificados a la Copa, se derrumbó. Nike, que pagó US$ 57,6 millones para tener a la Selección hasta 2023, debe decidir cuándo lanzar el nuevo diseño. La fecha ideal era con el equipo en Rusia, hoy lo único claro es que el “equipo de todos” no volverá a competir oficialmente hasta mediados de 2019.

“Obvio que todo se devalúa. Afecta la eliminación y afecta mucho. Que Chile no esté en el Mundial y que la ANFP deba pagarles a los jugadores nueve millones de dólares lo dice todo”, sentencia Ricardo Abumohor, propietario de O’Higgins y ex presidente de la Asociación, camino a Francia 1998.

El comercio también se verá tocado con la generación dorada fuera del Mundial. Lo explica George Lever, gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago: “Afectará el consumo de las categorías más activas para eventos de esta importancia: pantallas de TV, smartphones, alimentos y bebidas, indumentaria deportiva, como las camisetas de la Selección, consumo de medios, servicios de comunicaciones (3G, 4G, fibra óptica), recreación (restorantes y pubs que transmiten los partidos), paquetes turísticos, etc…”.

Lever considera que de todos modos se generará el efecto Mundial: “El consumo seguirá la trayectoria de recuperación consistente con el ciclo económico. Los inventarios programados en las categorías mundialeras probablemente se ajustarán a este escenario”, dice el ejecutivo de la Cámara.

La eliminación de la Roja, obviamente, golpea a los canales que transmitirán la competencia de 2018. Fuentes al interior de Mega apuntan que “el rating de todos los canales se verá afectado y eso es transversal a todo canal chileno. Respecto de las clasificatorias que terminaron ayer (el martes), no afecta en nada, porque este es un proceso cerrado, donde Mega logró siete marcas auspiciadoras. La audiencia durante ese período no se vio afectada por la eliminación, por lo tanto, tampoco los ingresos, ni las ventas”. Desde Canal 13 asumen el cambio de escenario, pero, al igual que en Mega, explican que “esto cambiará el diseño de la cobertura del Mundial”.

La ANFP, en tanto, dejará de recibir los US$ 2 millones que le corresponden a cada país clasificado. Parte de ese ingreso, sin embargo, se iba a destinar a premios para los jugadores. Hoy, en Quilín deben hacer caja para pagar los gratificaciones por US$ 9 millones que por contrato percibirán los seleccionados y será de mucha ayuda organizar amistosos internacionales. Eso sí, la tarifa de la Roja baja por no ser un cuadro mundialista.

Seguir leyendo