Pizarro frente al desprecio

Inevitablemente ajeno a lo futbolístico, el interesante partido entre caturros y azules en Valparaíso estará marcado por el retorno del Fantasista a Playa Ancha. Pese a que el aguardado clima hostil alejará a su madre del estadio, en las horas previas, más allá del directivo incendiario, la ciudad no emitió señales de beligerancia.


Desde la avenida Playa Ancha, en subida, se aprecia perfecto en el horizonte la cancha del Elías Figueroa. Allí, sobre el césped, se vivirán hoy emociones dispares: la rabia y la alegría, los insultos y los aplausos. Pero desde allá, doña María Elena Cortés preferirá no asomarse demasiado y recluirse en su casa, encender el televisor y ver por la pantalla lo que sucede a menos de un kilómetro de su hogar.

Porque doña María Elena es la madre de David Pizarro, el porteño más romántico hace casi dos años; y el más odiado desde el lunes pasado. Ella, fanática asumida del Decano, sufre por cómo se han dado las cosas y cómo se ha utilizado el nombre de su hijo, según dice, para desprestigiarlo y presionar a los azules, el club que le levantó al Fantasista a los caturros. “No nos interesa lo que diga la gente. Estoy tranquila porque sé que él tiene la fortaleza y bloqueará todas las hostilidades, con mucho dolor, sí, porque es ser humano y siempre llevará el sentimiento por Wanderers en su corazón”. Lo dice desde su morada, donde mañana verá el desenlace en el que espera que su hijo triunfe.

Si hay algo que le duele a ella, dice, es que los dirigentes y algunos hinchas amenacen a Pek. Especialmente después de todo lo que intentó hacer por el equipo. “Es el club de sus amores. Mi hijo nos ha dicho que debemos estar en paz y que lo que vaya a pasar no nos dañe, pero es imposible”, declara desde el living de su casa.

“Por ahí aconsejaban que no viniera a jugar… ¿Acaso creen que es cobarde? Él saldrá a jugar y demostrará que es un profesional, con toda la valentía que tiene y eso será tarea cumplida para mí. Éste será otro triunfo más de David. Él habla dentro de la cancha”. Doña María Elena, reconocida por todos como una mujer brava y apasionada, insiste en que Pizarro no le debe nada al club que lo formó. Incluso le habla a los Panzers, la barrabrava de los porteños: “Si algo aman la camiseta, deben tenerle respeto a David, ya que gracias a él, en Italia, la insignia de Santiago Wanderers ganó reconocimiento. No se espera que le tengan cariño, porque él no jugó mucho por el club, pero sí merece respeto”.

La pasión de David, pese a su presente en la U, es reconocidamente albiverde. En Italia, cada vez que se reunía con chilenos, se calzaba la camiseta caturra, honrando simbólicamente al club que lo formó. Y al que lo arrastró después de regreso a Chile.

Pero el momento en que el centrocampista y los laicos enfrentan a Santiago Wanderers es el peor para los porteños, pues se juegan puntos valiosos como local para evitar seguir complicándose en la tabla de coeficiente, que puede enviarlos a Primera B. En cambio, Universidad de Chile, si no gana en el Elías Figueroa -recinto donde no triunfa desde hace 10 años- puede comprometer sus opciones de conseguir el título del bicampeonato. El duelo, además, se suma a la final de la Copa Chile, que definirán verdes y azules en Concepción la próxima semana. El compromiso de hoy contará con elementos que lo harán tremendamente atractivo por sí solo, con Pizarro en medio de todo.

Las declaraciones vertidas por individuos identificados con Wanderers han desatado una serie de reacciones y manifestaciones sobre el regreso de Davicho a Valparaíso. La semana se abrió con las palabras de Pedro Cordero, director de la Corporación Santiago Wanderers, quien pese a excusarse después argumentando que hablaba en calidad de fanático, anticipó un incendio en el puerto. “Los hinchas lo vamos a recibir de manera pésima, con lienzos en las calles y en el mismo estadio. Para nosotros Pizarro es un traidor”, dijo en su momento.

Lo curioso es que hasta ayer el ambiente estuvo reservado para lo que se podrá apreciar durante esta jornada. Ni en las cercanías del estadio, ni en las plazas más tradicionales de Valparaíso, se perciben señales de fútbol ni de beligerancia. Tampoco anoche en la cantina más antigua del Puerto, donde se reúnen los viejos hinchas caturros, ni en los cerros de Playa Ancha, donde se forjó como jugador el Fantasista. Ni tan siquiera los Panzers hicieron banderazo ni visitaron el centro de entrenamiento de los verdes en Mantagua. Los alrededores del hotel de concentración de los azules, no registraron tampoco visitas indeseadas.

Pero los porteños sí creen que en el sector de Playa Ancha se vivirá un complicado escenario. Trabajadores en las calles, algunos luciendo la camiseta del Decano, afirman que el hincha caturro hará evidente su animadversión contra Pizarro. “Va a quedar la cagá. La gente le creyó a Pizarro que se retiraría estando en Wanderers, y su salida dolió por cómo se dio, pero yo le deseo lo mejor”, señala un vendedor ambulante, quien dice conocer bien a la familia del Fantasista.

“Ahora el hincha ve que juega a un alto nivel en la U, y eso causa más rabia, porque en Valparaíso casi ni disputó partidos y pasó lesionándose. Habrá un ambiente muy caldeado”, anticipa un cuidador de autos en las calles aledañas al estadio playanchino, conocedor del comportamiento de los forofos cada fin de semana. Otros simpatizantes a las afueras del Cementerio número tres, opinan que habrá tensión entre las barras por el factor Pizarro.

Pero hay quienes llaman a la calma. Los dichos de Pedro Cordero, que el club y la misma corporación se apresuraron a condenar, fueron objeto de críticas, con algunos acusándolo de incitar a la violencia. Gamadiel García, presidente del Sifup, fue uno de ellos. Él solicitó a Estadio Seguro que Cordero no ingresara al recinto y que se resguardara la seguridad de PEK.

Se extremaron los protocolos de seguridad. La Gobernación de Valparaíso se anticipó y aumentará las medidas de protección dispuestas para la realización del partido. “David Pizarro será custodiado por guardias de seguridad tanto fuera como dentro del estadio”, confirmó el gobernador Jorge Dip. Todas las consideraciones se tomarán para cuidar al mediocampista azul.

En la U, en tanto, buscan no alterar el ambiente. Evitan referirse al complicado escenario que recibirá a David Pizarro en la Quinta Región. Sin embargo, aseguran que desde la sede del Decano ya se comunicaron para transmitirles tranquilidad. PEK y el último campeón del fútbol chileno contarán con todas las medidas de seguridad necesarias.

En la ANFP, por su parte, el partido fue declarado Clase A. Esto quiere decir que habrá una seguridad especial como, por ejemplo, que por cada cien personas deberá haber un guardia en el reducto porteño. Se resguardará la integridad del equipo laico, que arribó ayer al puerto sumido en un clima de concentración y silencio, desde el momento mismo en que abandone su hotel de concentración en Concón.

Tanto sus compañeros en la U, como sus rivales de hoy, se han encargado de bajarle el perfil al asunto. El zaguero Christian Vilches desaprobó las declaraciones de Cordero: “Esto es fútbol y no una batalla. La gente se debe enfocar en eso, es un partido, nadie se juega la vida”. El también defensa Alejandro Contreras, calificó las amenazas como negativas, señalando que atentaban contra el fin de entretención que posee el fútbol.

Desde la vereda contraria, el técnico Nicolás Córdova descartó tener que preocuparse más de la cuenta por el jugador “Me preocupa David Pizarro sólo como un jugador más de la U. No vamos a preparar nada especial en torno a él ni mandaré a que le peguen patadas. Como DT no puedo focalizarme en un tema particular echando a la basura la planificación que hemos hecho en el plantel”, manifestó. El joven volante Luis García se limitó, por su parte, a valorar las enseñanzas que le dejó su ex compañero en Valparaíso, agregando que el foco debe ser netamente deportivo. Santiago Wanderers hizo un llamado a alentar positivamente a los caturros como reacción a las amenazas surgidas.

Los azules llegan con las bajas en defensa por lesión de Jara y Beausejour; y de Matías Rodríguez, por acumulación de tarjetas. Mauricio Pinilla, en tanto, sí que pudo recuperarse de su tobillo y será opción para Hoyos. El espectáculo está asegurado. Dentro de la cancha, en las tribunas o a las afueras del estadio. Espectáculo o morbo. Como se prefiera.

Seguir leyendo