El Peluca empieza a correr

El chileno Naser (20) se estrenó en Challenger con una derrota ante el dominicano José Hernández.


Javier Naser (20) vivió en Santiago un día inolvidable. El chileno, quien recibió una invitación para el cuadro principal del Challenger de Santiago II, hizo su estreno en la categoría.

Apareció temprano en las instalaciones del Club de Polo, 9.30 horas. Calentó a las órdenes de su entrenador, César Chiappari, durante 40 minutos. Parecía tranquilo, disimulando r la ansiedad y nervios. En la cancha aledaña, golpeaba la pelota José Hernández, su rival.

Peluca, como es apodado, se puso el raquetero al hombro y se fue a camarines. La hora del debut llegaba. El court central le esperaba. Su padre, también Javier, se instalaba en un fondo. Sus amigos, a un costado, alentaban. El estreno se quedó en eso, un estreno. El formado en el Club de Tenis de Colina se fue pronto a tierra.

Su rival dominicano, con mucho más rodaje en la categoría, consiguió echarse al bolsillo el duelo. Luego de 52 minutos, el marcador cerró con un doble 6-1 para Hernández.

Luego, Naser analizó el partido: “Estaba bastante nervioso, pero cuando comenzamos a jugar, controlé esas sensaciones y le puse intensidad. Hernández tiene otra velocidad de juego, mucho más alta; es más intenso que yo”. “No quedé conforme. Sí tranquilo con lo que viene. Eso me motiva, pero pude haber hecho más”, añadió.

Hoy, puede plantarse en una cancha sin dolor. Toda una conquista. En enero de 2016 no podía deslizarse en la arcilla: “Salí del colegio en diciembre de 2015 y estaba con la motivación a tope para el tenis. Me torcí el tobillo el 3 de enero y estuve tres meses parado. Finalmente, había sido una fractura por estrés, pero no me achaqué, ni tampoco pensé en dejar el tenis”.

El amargo proceso le dejó lección: “Aprendí a cuidarme. Tengo total control de mi cuerpo. Sé que no voy a lesionarme. Le tomé el peso al proceso de kinesiología”.

Apunta alto. Ayer, con 20 años, se estrenó contra jugadores que semana a semana luchan por encaramarse al Top 150. El duelo con Hernández marca un hito en su trayectoria: “Este partido me marca el nivel hacia donde quiero llegar. Mis sueños son jugar la Copa Davis, meterme en el Tour y poder disputar los Grand Slams”.

Seguir leyendo