El Deportivo

Octubre: Un golpe de nocaut

Cuesta saber en qué momento Chile comenzó a quedar fuera del Mundial. Razones hubo muchas, pero determinar cuándo comenzó la debacle de una Selección que algunos incluso daban como favorita para Rusia 2018, resulta complejo. Lo que sí está claro es que mucho de lo que sucedió en los últimos cuatro partidos de las Eliminatorias, en los que la Roja apenas sumó tres puntos, tuvo directa relación con lo ocurrido en junio y julio en la Confederaciones.

Nadie imaginó aquel 2 de julio, cuando Chile sucumbió ante Alemania en la final del torneo disputado en Rusia, que el equipo se quedaba sin Mundial. Haberlo anticipado con tanta soltura habría sido considerado una broma de mal gusto, tomando en cuenta el nivel que había mostrado en suelo europeo. Ni siquiera la derrota ante los germanos, marcada por ese fatídico error de Marcelo Díaz, podía considerarse un antecedente del bajón. En aquella definición, los de Pizzi completaron su mejor presentación en el torneo.

Pero tanto esfuerzo en la Copa Confederaciones lo terminaría pagando caro Chile. El deseo de llevar lo mejor hasta Rusia, sin considerar la seguidilla de torneos que venían disputando casi los mismos jugadores mientras la mayoría estaba de vacaciones, fue un factor clave cuando se tuvo que afrontar la recta final de las Eliminatorias. Y si ya en 2016 hubo un aviso post Copa Centenario, con malos resultados ante Paraguay y Bolivia, lo ocurrido este año ante los mismos rivales, resultó demoledor para las aspiraciones nacionales. Aquellos seis puntos perdidos, que muchos consideraban ganados antes de disputarlos, incluso dentro del plantel, fueron un verdadero golpe de nocaut para la denominada generación dorada.

El triunfo sobre Ecuador en la penúltima fecha, sobre la hora gracias a un gol de Alexis Sánchez, subió en algo la autoestima de un equipo que venía golpeado y problemas de convivencia. Sin embargo, Brasil se encargaría de sepultar las aspiraciones de la Roja de llegar a su tercer mundial consecutivo goleando 3-0 en Sao Paulo. Aquella noche del 10 de octubre será recordada por la eliminación, pero también por el quiebre entre Claudio Bravo y varios de los referentes por las declaraciones de su esposa en redes sociales. Fue un triste corolario para un equipo histórico, que dominó el continente, pero que no supo plasmar en las clasificatorias su elogiada personalidad y nivel de juego.

La eliminación le terminó costando el cargo a Juan Antonio Pizzi, a quienes algunos futbolistas de la Roja como Jorge Valdivia y Esteban Paredes se encargaron de culparlo directamente por el fracaso. Macanudo dejó la Selección con dos títulos a su haber (Copa Centenario y China Cup), además del subcampeonato de la Confederaciones. Pero todo aquello resultó insuficiente frente al hecho de no conseguir el principal objetivo que se le planteó tras suceder en la banca a Jorge Sampaoli. Ahora, Chile se prepara para ver el Mundial por TV. Mientras, el técnico argentino se dará el gusto de estar en la cita dirigiendo a Arabia Saudita.

DOMINGO 1
Colo Colo vence por 0-1 a la UC en San Carlos de Apoquindo, triunfo que marca el repunte de los albos en el Transición.

MARTES 3
La esgrima chilena gana su medallero en los Juegos Sudamericanos de la Juventud. Consigue dos oros, dos platas y tres bronces.

SÁBADO 7
Tomás González consigue el quinto lugar en la final de suelo del Mundial de Montreal. Mejor marca personal y nacional en tales campeonatos.

DOMINGO 8
Francisco Chaleco López celebra su primer título en autos, tras quedarse con el campeonato nacional de Rally en la categoría R2.

MARTES 10
Chile cae ante Brasil 3-0 en Sao Paulo y no clasifica al Rusia 2018. En la fecha anterior venció a Ecuador por 2-1 en el Monumental.

MARTES 10
Pablo Quintanilla se corona bicampeón del Mundial de Rally Cross Country de la FIM. Es el primer piloto latino en ganarlo consecutivamente.

SÁBADO 14
La Roja sub 17 es eliminada del Mundial realizado en India sin ganar un solo partido, con siete goles en contra y ninguno a favor.

DOMINGO 29
En México, Lewis Hamilton se corona campeón de la Fórmula 1. Consigue su cuarto título mundial en la máxima categoría del automovilismo.