No hay caso con la UC

Autor: Carlos Tapia

Ni el retorno de Buonanotte permitió un repunte de los cruzados. San Luis de Quillota venció en San Carlos por 0-2, dejando en estado terminal la era de Mario Salas.


Los hinchas de Universidad Católica quieren que el Torneo de Transición se termine rápido. Hace rato lejos de los puestos de privilegio, los cruzados recibieron a San Luis con el afán de ganar. Pero el equipo de Miguel Ramírez le dio otra puñalada al corazón franjeado. Los amarillos se impusieron por 0-2 en San Carlos.

Con muchas bajas en el equipo, sobre todo en la parte ofensiva (el suspendido Silva y el desgarrado Fuenzalida, siendo las más significativas), el cuestionado entrenador de la UC apostó por un planteo sin centrodelantero. Diego Buonanotte, quien volvió luego de un período en Argentina debido a la enfermedad de su padre, fue el hombre más adelantado, con los apoyos de Muñoz, Espinosa y Cordero.

La apuesta resultó poco y nada. La UC nunca renunció a salir jugando a ras de pasto, lo que aprovechó San Luis para presionar bien arriba y complicar a una zaga cruzada que mostró muchas dudas en el primer tiempo. Por lo mismo, perdieron la pelota con facilidad cada vez que intentaron salir jugando de esa forma. Recién en los 26’ se acercaron al arco de González, con un tiro de Cordero. Con la presión y rapidez del ataque canario, que dejó en evidencia la fragilidad defensiva local, no causó extrañeza el gol de Mauro Caballero, con un cabezazo, cuando se acababa la primera parte. A su vez, los cánticos de la hinchada pidiendo la salida de Salas se multiplicaron.

No es novedad decir que Católica tiene muchos problemas para convertir. Eso se reflejó en el complemento, incluso luego de que San Luis quedara con 10 por la expulsión de Flores. No sirve tener tanto la pelota si no haces daño en el área. Como para hacer peor la noche de San Carlos, para los estudiantiles, el colombiano Riascos hizo el 0-2, en su debut con los canarios (en posición de adelanto, por cierto).

Por mucho que haya inclinado la cancha a su favor, la UC no tiene gol. No mete una. Ni el ingreso del joven David Henríquez ayudó en ese sentido. Tampoco el retorno del Enano. La era de Mario Salas entró en un estado terminal. ¿Qué le pasó al equipo que fue bicampeón hace menos de un año?

Seguir leyendo