El Deportivo

Mosa fracasa con Barrios y Carmona

Colo Colo sufrió dos duros reveses en el intento por reforzar el plantel de cara a la Copa Libertadores y al Torneo Nacional. Los albos, que a 10 días del inicio de la pretemporada no tienen ningún refuerzo, recibieron la negativa de dos de las cartas que más seducían al técnico Pablo Guede y, sobre todo, a los hinchas: Lucas Barrios y Carlos Carmona.

Por la Pantera, que dejó el club en 2009 para enrolarse en el Borussia Dortmund, y luego inició una extensa carrera internacional, realizaron entre el miércoles y ayer el último esfuerzo. El presidente de Blanco y Negro, Aníbal Mosa, y el director y principal operador político del timonel, Pablo Morales, viajaron a Buenos Aires con un único objetivo: convencer al exdelantero de Gremio de volver a Pedreros, luego de que éste acusara al empresario puertomontino de no quererlo en el equipo y de mentirle a la gente.

La misión en Argentina partió el jueves por la noche. Apenas pisaron suelo transandino, los directivos albos se reunieron con Lucas Bernasconi, representante del atacante. La intención era allanar el camino a un acuerdo y manifestar plenamente el compromiso que Barrios había reclamado de parte de la regencia de ByN. Hasta ahí, en el Cacique había algo de optimismo.

Ayer se juntaron con Barrios. Le expusieron la importancia de su regreso al club y el rol que tendría en la escuadra de Guede. Mosa afirma que realizaron un esfuerzo económico importante para tentarlo. Sin embargo, contrariamente a lo que preveían, recibieron un nuevo portazo. Resignado, Mosa reconoció el fracaso en la gestión. “Quedamos con la tranquilidad de que hicimos todo lo posible. Lucas siempre tendrá las puertas abiertas en Colo Colo. Él y su representante nos dijeron que no, así que debemos buscar por otro lado”, declaró el titular de la sociedad anónima a su llegada a Santiago. Después de señalar que ByN realizó su máximo esfuerzo para satisfacer el sueño de los hinchas, fijó la postura de los albos. “Por parte nuestra no habrá otra oferta. Hicimos una muy buena propuesta, muy importante y la desecharon. Le ofrecimos ser uno de los sueldos más altos del plantel”, detalló.

Temprano, los albos habían lamentado otra decepción. Carlos Carmona, la principal opción que había definido Guede para llenar la plaza de volante central, también había entregado su negativa, pese a que en la última semana las posiciones se habían acercado, según decían en la concesionaria. Sin embargo, no era tan así.

En el caso del coquimbano, más que falta de disposición del volante, fue el factor económico el que pesó: simplemente lo que ofrecía el Cacique estaba demasiado lejos de lo que gana el mediocampista. “Los números no dieron”, señalaron en Macul. Además, hubo un factor inesperado y de última hora: una propuesta de renovación de contrato de parte del Atlanta United.

El club norteamericano, dirigido por el argentino Gerardo Martino y que en su primera temporada en la MLS se consolidó como la escuadra de mayor convocatoria en la liga estadounidense, puso sobre la mesa un año más de contrato, con un salario muy superior a la mejor propuesta que le había realizado Blanco y Negro.