Las otras grandes marcas

Autor: Ignacio Leal

Todos hacen deporte, pero ninguno se parece. Cada cual trabaja y desgasta una parte de su cuerpo para poner en práctica su modalidad. Y finalmente se les reconoce. A la vista de sus cuerpos se vuelve inconfundible lo que practican. La capacidad de evolución y adaptación es impresionante. La repetición de ejercicios y movimientos va modificando distintas zonas musculares y óseas. Aquí, un repaso de deportistas con sus características.

Los dedos del ultramaratonista: La foto muestra el estado en el que quedaron los de Eduardo Fuentes, ‘head coach’ de Speedworks, tras correr una prueba de 160 kilómetros.

Las piernas del ciclista: Esta fotografía dio la vuelta al mundo. Son las del polaco Pawel Poljánski, con las venas marcadas, tras completar una etapa del Tour de Francia.

Las falanges del alpinista: Los practicantes se juegan la vida y el cuerpo, pierden extremidades de pies y manos. Como muestra, la foto que publicó Marca con los pies sin dedos del español Juanito Oyarzábal, un experto en ochomiles.

La nariz del boxeador: Acaba siempre achatada. Con efectos en el tabique nasal. O porque se ha limado previamente para evitar roturas o producto de los propios golpes. José Sánchez muestra la suya.

El cuello del piloto: Es la zona más trabajada en el automovilismo. Fernando Alonso, de la F1, posee uno de los más gruesos. Casi más ancho que la cabeza. Se entrena para soportar mejor los efectos de las fuerzas g.

Las orejas del rugbista y el púgil: En los deportes de contacto, las orejas de coliflor son comunes. Se producen por fuertes golpes que desprenden la piel del cartílago y terminan generando una callosidad.

El pecho del triatleta: Máxima delgadez, ni un gramo de grasa, pocas curvas. Valentina Carballo nada, pedalea y corre. Los altos gastos calóricos hacen que las participantes pierdan pecho.

La espalda del luchador: La foto de Yasmani Acosta exhibe sus abultados dorsales. Mucho trabajo de musculatura.

El abdomen del gimnasta: Así luce la admirable tableta de Christian Bruno. Le ayuda a conservar el equilibrio.

La silueta del maratonista: Carlos Díaz muestra su contextura, extremadamente delgada. El rasgo característico de los especialistas en pruebas de resistencia.

Las manos del remero: Son los puntos que más contacto sufren. Se lastiman, creando callosidades en la palma, como muestran las mellizas Melita y Antonia Abraham.

Los brazos desiguales del tenista: Serena Williams, que pega con la derecha, luce notablemente una desproporción muscular entre su brazo derecho y el izquierdo.

Seguir leyendo