La otra dura frase de Sampaoli a policía argentina: “¿Qué mirás, gato vigilante?”

El entrenador ocupó otra expresión denigrante en pleno control. La polémica en Argentina no para.


Los excesos verbales de Jorge Sampaoli superaron con largueza los 54 segundos que se conocieron a través del video que se difundió profusamente a través de las redes sociales y que, en su parte medular, muestras al seleccionador de Argentina insultando a un oficial de la policía por su salario. “Boludo, ganás 100 pesos por mes, gil”, fue la frase que trascendió apenas se conoció el exhabrupto que protagonizó el extécnico de la Roja cuando el vehículo en que viajaba era controlado.

Hay más. El diario argentino La Nación reconstruyó la escena, que va más allá de los 54 segundos registrados audiovisualmente desde otro vehículo. Según el medio transandino,  “el estallido del santafecino además incluyó un intento de agresión a una funcionaria, el agravio a distintos agentes de tránsito, un pedido en malos términos para que le devuelvan la licencia de conducir al preparador físico Jorge Desio y un intento de sortear las vallas y salirse del control de tránsito por parte del auto en el que se trasladaba el casildense”.

En el operativo que se realizó a 50 metros de la plaza principal de Casilda participaron seis policías y siete agentes de tránsito. Los acompañaba Federico Censi, secretario de Prevención y Seguridad Ciudadana, coordinador del ejercicio. Sampaoli y sus cercanos volvían de Los Monarcas y se dirigían al hotel Cuatro Plazas.

Los problemas nacen porque en el Ford Focus con patente AA834RM iban ocho personas. Su capacidad máxima es de cinco pasajeros. Los agentes municipales advirtieron esta irregularidad y le pidieron a la conductora del auto, que según varios testigos era la novia de Sampaoli que ordenara descender a algunos de sus acompañantes. A En ese momento, Sampaoli baja de la parte trasera del móvil y  lanza la polémica frase al inspector Miguel Casatti: “¡Boludo, ganás 100 pesos por mes, gil!”. Ahí, según La Nación, parte el escándalo, que incluye un intento por sortear el control.

Según testigos, los excesos verbales de Sampaoli incluyeron también a una funcionaria, a la que trató de “muy malos modos”. Con Sampaoli enloquecido, se le realizó el respectivo control a la conductora del vehículo. La prueba arrojó una alcoholemia de 0,17 (0,50 es lo permitido). Sampaoli, desde el auto, le gritó a otro policía: “¿Qué me mirás, gato, vigilante?”.

Jorge Desio , el preparador físico de Argentina, iba con su esposa y otra mujer a bordo de una camioneta Fiat Toro. También fue controlado. La alcoholemia indicó 0,85. Inicialmente, Desio se mostró gentil con los agentes, pese a que se le retuvo la licencia de conducir. Sampaoli intervino, otra vez de mala forma: “¡Devolvéle la licencia a Jorge!”, le requirió al ofical que controlaba a Desio. No fue escuchado. “Puedo dar fe de todo lo sucedido porque varias de las personas que estuvieron trabajando en el control de tránsito me lo contaron”, explicó Walter Britos, Secretario General del Sindicato de Municipales de Casilda.

Seguir leyendo