La edad pesa mirando Qatar

Proyectando el ciclo clasificatorio para 2022, los elementos base de la Roja tendrán 33 años o más. La tarea es el recambio.


Los análisis se multiplican. Se escarban las razones del fracaso. Pero lo cierto es que la selección chilena verá de lejos la Copa del Mundo del próximo año. Los resabios de una eliminatoria muy irregular continúan. Pero también se comienza a mirar, lentamente, el futuro, que no tendrá actividad oficial en 2018.

Son 10 años en los cuales la llamada generación dorada ha construido la mejor época del fútbol nacional, pero también el mismo grupo de jugadores llevó el peso de mucha competencia sin parar: Mundial 2014, Copa América de Chile 2015 y Centenario 2016, más la Confederaciones 2017. En ese sentido, corresponde hacer un ejercicio de proyección mirando el próximo ciclo clasificatorio, para Qatar 2022, entre la Copa América de Brasil 2019 y el otro Mundial.

La base de la Selección podía haber enfrentado el Mundial de Rusia en un momento ideal, entre los 29 y los 35 años. Pero como no va a ocurrir, inevitablemente aquello va a cambiar a futuro. Dentro de los 12 jugadores que son hoy la base titular (ver infografía), para noviembre de 2022, cuando se juegue el Mundial, tendrán de 33 años hacia arriba. Algunos quizás no estén por esa razón, como Jorge Valdivia (va a tener 39), Jean Beausejour (38) y Gonzalo Jara (37).

El tan mentado recambio es una tarea primordial para el cuerpo técnico que llegue. Y el arco será un tema. Los dos estelares, Claudio Bravo y Johnny Herrera, van a tener 39 y 41 años, respectivamente, por lo tanto, los nuevos nombres en la portería serán casi obligatorios para contar con variantes. En la última nómina de Pizzi, el tercer golero fue el iquiqueño Brayan Cortés (22).

Antes de su partida hacia Manchester, Bravo volvió a poner una cuota de incertidumbre sobre su continuidad en la Selección: “Necesito pensar las cosas de buena manera. No voy a estar donde no me sienta comprometido”. Pero también puso el acento en lo que viene: “Es la oportunidad de crecer, de reivindicarse a futuro, que los más chicos aprendan. Tenemos que devolver a Chile al Mundial en el próximo”.

Por su parte, Arturo Vidal dejó sus amenazas y reafirmó su compromiso con el equipo: “Chile es un equipo de guerreros, me siento orgulloso de pertenecer a este grupo. Y no lo voy a abandonar”.

Seguir leyendo