La Baby Roja es vapuleada por el poderío inglés

AP

La Roja sub-17 cayó por 4-0 ante Inglaterra en un partido inaugural donde todo salió mal. Los chilenos no pudieron contrarrestar a las figuras británicas.


La Baby Roja llegó a India dispuesta a enfrentarse a lo desconocido. A desafiar un idioma que raya lo ininteligible, a un clima que desvanece el cuerpo y a una cultura que los invita a analizar sus jóvenes vidas desde nuevas perspectivas. Y el arma para hacerlo es universal, que dominan y conocen bien: el fútbol.

Pero bastaron cuatro minutos para que la La Roja sub-17 tuviese que batallar contra una realidad que parecía no entender. Como si el despliegue físico y técnico de Inglaterra constituyera una amenaza que no imaginaban, y para la que ciertamente no venían preparados. Sancho fue el encargado de plasmar tal diferencia por la banda izquierda, al llevarse a cuatro jugadores nacionales y lograr asistir a Hudson, que no tuvo problemas en definir cruzado ante la salida del portero.

El mediocampo chileno no tocaba la pelota. El recorrido de la pelota, cuando la tenía la escuadra nacional, era de defensa a ataque por medio de pelotazos y pases largos. Mesías, el hombre de área de la Baby Roja, luchaba por ganar los balones con los que se quedaban prematuramente los ingleses.

Así, el principal enemigo de Chile era su propio juego, La imprecisión de Zuñiga casi costó el segundo gol, luego de que Hudson desviara tras la salida del portero Bórquez. Los gritos del joven cancerbero no se hicieron esperar, no solo por los yerros de sus compañeros, sino por las desaplicaciones defensivas que permitían que un simple saque de portería rival se convirtiera en un problema en área propia.

Sancho y McEachran se encargaron borrar todo atisbo de fortaleza defensiva en Chile. La potencia que demostró la Baby Roja en el Sudamericano realizado en suelo nacional, se vio desplomada ante los botines de estas dos figuras. Se movían por la izquierda y la derecha respectivamente, buscando a Hudson y Brewster, ávidos arietes británicos.

El primer tiempo finalizó con Chile perdiendo por la cuenta mínima. Bórquez se encargó de que la cuenta no fuera mayor. Pero ni el más pesimista podía prever el desastre que ocurriría en el segundo tiempo.

A los 50′, Brewster recibe desde un lateral y conduce el balón y centra raso. Parecía una pelota fácil para el arquero chileno, aunque inexplicablemente el balón siguió su camino hasta los pies de Sancho, que definió a placer. En ese momento, las jóvenes promesas nacionales se derrumbaron. Solo nueve minutos más tarde, un mal pase de Guerrero en mitad de cancha permitió que McEachran se llevara el balón e ingresara al área sin problemas, para que Sancho nuevamente finiquitara ante Bórquez.

La entrada de Provoste y Jairo Vásquez no fueron útiles. Solo existía un equipo en cancha y era el de Inglaterra. Ya a los 79′ vendría otro castigo más para la Baby Roja: el portero Bórquez salió achicar fuera del área y cometió falta como último hombre., Expulsado y con los cambios ya realizados, Provoste fue el encargado de ponerse los guantes nacionales. En ese mismo tiro libre, Gomez decretaría el 4-0 final con un tiro ajustado.

En el otro partido del grupo F, Irak y México empataron 1-1. Los asiáticos con el próximo rival de Chile, partido que se disputará el miércoles a las 11.30 hrs.

 

 

 

Seguir leyendo