La arenga que metió a Bonini en el corazón de los chilenos

El 17 de noviembre de 2007, en el estadio Centenario, el entonces preparador físico de la Selección estimuló enérgicamente a Humberto Suazo. Las cámaras inmortalizaron el momento.


Hace diez años, Luis María Bonini se metió en el corazón de los chilenos para no salir nunca más. El 17 de noviembre de 2007, la Selección que dirigía Marcelo Bielsa y de la que el preparador físico era una pieza clave en el cuerpo técnico, enfrentaba un desafío duro: Uruguay, en el Centenario.

Ese partido, que terminó igualado 2-2 entró en la historia por varias razones: por la igualdad, por los goles que anotó Marcelo Salas, que fueron los últimos del Matador por la Roja y también por la inolvidable arenga que el profesional le dedicó a Humberto Suazo.

“Chupete, la c… de tu hermana, te quiero ver. Te quiero ver, carajo”, le dijo el transandino al delantero antes de palmotearle la espalda y permitirle el ingreso al campo de juego. “Yo quiero mucho a “Chupete”, porque él me dio mucho cariño. Debo reconocer que jamás supe que la cámara estaba ahí, me enteré a los días de que me habían grabado. Sabíamos que para ese partido la llave muestra era Humbero porque los dos centrales de ellos eran lentos. Él es un 9 clásico de área que también sabe jugar y se tirar atrás, por eso necesitábamos que arrastrara marcas para que entrara Marcelo Salas… Hay veces en las que uno se sale de las normas y los códigos y usa recursos no convencionales para producir un cambio en el jugador. Eso sucedió con esa arenga. Me salió, como se le puede salir a todo el mundo tantas cosas, pero nunca pensé que lo que dije iba a provocar el revuelo que causó“, dijo, tiempo después, en el programa La Última Palabra de Fox Sports Chile.



Seguir leyendo