Futbolista convierte dos goles y llega equipado al parto de su hijo


Si existe la descripción de una tarde perfecta, la de Ryan Colclough, futbolista del Wigan Athletic, de Inglaterra, parece ser la personificación. El delantero convirtió dos goles en la victoria de su equipo sobre el Doncaster Rovers. Hasta ahí, todo estaba enmarcado en lo destacable, pero lógico.

Lo que sale de todo libreto es lo que vino después. En el minuto 59,  el atacante pidió cambio y partió raudo del estadio. Equipado y todo. En el entretiempo, le habían avisado que su mujer estaba a punto de dar a luz. Y no lo dudo. Llegó al hospital tal como había abandonado el campo de juego. Con zapatos y todo.

Colclough había festejados los goles que convirtió en los minutos 45 y 58 como meciendo a un bebé, al estilo de Bebeto en 1994. Al rato, ya estaba en el parto de su hijo. Un día inolvidable.

Seguir leyendo