Felipe Campos: “Nos estaba faltando amor propio”

El zaguero de Colo Colo, de gran aporte en la última parte de la carrera por el título, hace su balance y revela detalles de la charla que cambió todo en Concepción.


Felipe Campos (24 años) es de bajo perfil. No le gusta hablar mucho. Es más bien silencioso, de pocas palabras, aunque claras y directas. Mientras sus compañeros no se cansan de celebrar en la cancha del Ester Roa, él está a varios metros de distancia sosteniendo a su pequeño bebé, acompañado de su mujer, con un semblante muy serio. Prudente, tal como es.

Así también se puede graficar su labor en Colo Colo. En un equipo plagado de figuras, el polifuncional jugador no sobresale por una trayectoria destacada, declaraciones rimbombantes o situaciones polémicas, sino que exclusivamente por el sólido nivel con el que empezó y terminó jugando el Torneo de Transición. Es el titular silencioso de Colo Colo, al que quizás recuerden sólo los hinchas con buena memoria en algunos años, pero que sin duda se transformó en una pieza fundamental en el bloque posterior del conjunto que dirige Pablo Guede.

¿Cómo vive su primera estrella en Colo Colo? No fue fácil.
Para nada. El partido fue muy difícil, sobre todo en el primer tiempo. No encontrábamos los espacios. No sé si fueron los nervios o las ansias de salir campeón, no sé qué fue, pero no encontrábamos los espacios. Nos fuimos al entretiempo y nos dijimos que solamente faltaba jugar con amor propio, que empezáramos a jugar como lo hicimos todo el campeonato. Creo que eso se vio reflejado en el segundo tiempo y gracias a Dios lo sacamos adelante.

¿Eso hablaron en el camarín? ¿Se los dijo Guede?
Lo hablamos en el camarín. Fue entre todos, algo grupal. Nos dijimos que nos estaba faltando el amor propio, y creo que lo que hablamos dio resultado porque se vio reflejado después.

¿En algún momento supieron que Unión estaba venciendo a Everton?
No. En lo personal nunca pregunté, nunca supe cómo iban. Como todo el campeonato, siempre nos preocupamos de nosotros, nunca del rival. Está no fue la excepción y gracias a Dios pudimos ganar el título.

¿Es Colo Colo un merecido campeón?
Sí, creo que a los rivales directos siempre les jugamos súper bien. Creo que esto se vio reflejado siempre en los partidos. Yo no soy de hablar mucho, ni antes ni después de lograr algo. No me gusta hablar. A mí me gusta responder sólo en la cancha.

¿Cuál fue la clave de este Colo Colo campeón? ¿Por qué no se les escapó el título como en el torneo anterior? ¿Cuál fue la diferencia?
Creo que este Colo Colo tuvo mucha humildad y, sobre todo, madurez. Lo hablamos toda la semana, que antes nos pasaba que nos hacían un gol y nos desesperábamos. Sin embargo, ahora en muchos partidos nos empataban o nos iban ganando, pero tuvimos esa madurez de siempre salir adelante y gracias a Dios se dio todo.

Colo Colo cambió su estilo de juego sobre la marcha. ¿Por qué variaron ese estilo más ofensivo que los caracterizaba?
Nos empezamos a cuidar por el tema de que todos los equipos quieren salir a ganarle a Colo Colo. Independientemente del lugar en que uno vaya en la tabla de posiciones, enfrentar a Colo Colo siempre es un partido distinto. Me pasó a mí, que cuando estaba en Palestino siempre trataba de jugarme la vida frente a Colo Colo. Había que cuidarse más.

Este semestre fue el de su consolidación, ¿le pesó la camiseta al principio, cuando llegó al club en 2016?
Me costó en el comienzo, pero fue por el tema de que llegué lesionado. Fue lo único. Creo que lo más importante que un jugador debe tener es la confianza, y creo que la confianza siempre la tuve de parte del profe desde que llegué, y eso es fundamental para un jugador.

¿Cómo vio a Pablo Guede? Él lo dirigió en Palestino, ahora en Colo Colo, y ha tenido un año más que complicado…
Lo vi muy emocionado, pero creo que se lo merece por todo lo que ha pasado, por la gente, los medios, que siempre nos trataban de buscar por otro lado, que siempre nos querían matar. Este grupo fue de mucha madurez. Fuimos solamente un grupo, como se dice en el fútbol, una familia que estaba mentalizada solamente en nosotros. Y cuando se logra eso lo demás llega solo.

Ya jugó una fase grupal de Copa Libertadores con Palestino, ahora lo hará con Colo Colo, ¿es lo mismo?
No. O sea, si bien ya jugué una con Palestino, la verdad es que nunca lo sentí de esta manera.

Seguir leyendo