Archivo de Chomsky

Un espacio para recordar a las grandes figuras del fútbol chileno que engalanaron las canchas de nuestro país.

Chomsky

‘Er’ Nino Landa

Autor: admin


Del club de barrio Rajadiablos, de La Cisterna, donde también jugaba de arquero, pasó a la cuarta especial de Unión Española en 1959. En mayo de 1960 tuvo un debut cinematográfico en primera división, en Rancagua, al convertir tres goles y ser víctima de un penal en la victoria sobre O’Higgins, que contaba con René Meléndez y Jaime Ramírez.

Honorino Landa Vera nació el 1 de junio de 1940 en Puerto Natales y falleció el 30 de mayo de 1987 en Santiago. Medía 1,72 metros y pesaba 70 kilos. Su ídolo fue el astro argentino Enrique Omar Sívori, de quien copió el jugar con la camiseta afuera del pantalón y las medias caídas. Su dribbling endemoniado con la pelota pegada al botín, sus goles y la picardía de su juego hicieron que los aficionados, entre ellos el joven Carlos Caszely, concurrieran a las canchas a verlo.

Er Nino estuvo en tres periodos en Unión Española (1959 a 1965, 1969 y 1973), defendió a Green Cross de Temuco (1966 y 1967), Magallanes (1968), Deportes La Serena (1970), Huachipato (1971 y 1972) y Deportivo Aviación (1974).

Anotó casi 200 goles en partidos oficiales del campeonato local, pero quedó en deuda en dos Copas del Mundo, Chile 1962 e Inglaterra 1966, en las que no llegó a la red. Tampoco repitió su nivel en los torneos internacionales de verano, donde solía reforzar a las universidades y Colo Colo. Según sus compañeros mundialistas, “todo lo hacía a la misma velocidad”. Según él, pagó tributo a su juventud, lo mismo que Alberto Fouillioux, frente a sistemas defensivos que abusaban de los golpes.

Dio el puntapié inicial del Mundial, a las 15:07 del 30 de mayo de 1962, y movió hacia Jorge Toro ante Suiza. Contra Italia, en la batalla de Santiago, Giorgio Ferrari fue expulsado a los ocho minutos por pegarle una patada de barrio a Landa. En Arica, frente a Unión Soviética, escapó en contragolpe y quedó mano a mano con Lev Yashin, la Araña Negra. “Llegué ahogado con el pique y fue mérito de Yashin el achique que me hizo”, dijo. Con Brasil, a los 19 minutos ejecutó una chilena espectacular que se perdió junto al vertical derecho del arco de Gilmar, cuando la cuenta estaba 0-1. Más tarde, a los 80 minutos fue expulsado por darle un puntapié en el trasero a Mauro y se perdió el encuentro con Yugoslavia por el tercer puesto.

Como en ese tiempo no existía el cambio de arquero, Honorino se iba a poner al arco si se lesionaba el titular en los Mundiales de Chile y de Inglaterra. También en una gira de Universidad de Chile a México, donde fue refuerzo y se lastimaron los porteros Manuel Astorga y René Pacheco (1962).

Las palomilladas de Landa lo transformaron en regalón del hincha. Dos veces le quitó la gorra al arquero Arturo Rodenak, de Rangers, la escondió bajo la camiseta y salió arrancando, perseguido por el gigante en Santa Laura y en Talca en medio de las carcajadas del público (1963). En más de una oportunidad, en un centro atrapó el balón con las manos, saltando como si fuese el arquero…

Su anécdota favorita la protagonizó en la playa El Faro, de La Serena. Con su compañero Francisco Fernández decidieron bañarse sin ropa al atardecer, ante el escándalo de las señoras que avisaron a los carabineros. Entonces, el Nino y Pancho corrieron por la avenida Francisco de Aguirre y antes de ser detenidos, simularon ser estatuas desnudas…

Seguir leyendo