Elogiando a Rueda

Cercano, y siempre con la palabra precisa, Rei asume el liderazgo de los planteles de forma natural. Su ayudante, Bernardo Redín, y ex dirigidos, destacan su capacidad.


El entrenador colombiano es hoy en día un producto muy apetecido en el mercado futbolístico. Dos técnicos cafeteros estarán en el Mundial de Rusia: Juan Carlos Osorio (México) y Hernán Darío Gómez (Panamá), mientras en el pasado reciente otras selecciones también se han encomendado a estrategas del país caribeño para recorrer la ruta a la Copa del Mundo. Uno de esos casos es, precisamente, el de Reinaldo Rueda, flamante seleccionador de Chile, que condujo al Mundial a Honduras (2010) y Ecuador (2014).

El DT de 60 años cuenta con una dilatada carrera, en la que también pasó por el banquillo de la selección colombiana, así que llega al camarín de La Roja con un amplio conocimiento de cómo se transita el duro camino de las eliminatorias en América. Si bien sus logros más recientes los ha conseguido con equipos, específicamente con Atlético Nacional, Rueda cuenta con el apoyo de sus colegas y dirigidos, que al unísono consideran que está capacitado para manejar las riendas de Chile.

Luis Fernando Suárez, quien clasificó también al Mundial con Ecuador y Honduras, no tiene dudas de que a su paisano le irá bien en su nuevo reto. “Es un técnico de muchas capacidades, que además se han demostrado por todo lo que ha conseguido con clubes y selecciones”, comenta. Su trabajo es bueno y afronta un reto muy interesante en Chile. Creo que va a lograr cosas interesantes, va a triunfar”.

En la etapa dorada del Atlético Nacional de Rueda, entre 2015 y 2017, en la cual sumó la Copa Libertadores, dos campeonatos y una copa nacionales, el subcampeonato de la Copa Sudamericana (título que cedieron a Chapecoense, tras el accidente del equipo brasileño) y la Recopa Sudamericana, una de las figuras fue el volante venezolano Alejandro Guerra. “Es un técnico muy cercano a los jugadores. Esa fue la mejor etapa de mi carrera. Él armó un equipo no solo de buenos jugadores, sino que éramos una familia, y eso se notó en la cancha”, afirma.

Bernardo Redín, ex internacional colombiano, acompaña a Rueda como desde su etapa en Atlético Nacional. Cuando llevaron al equipo de Medellín al título de la Copa Libertadores en 2016, el asistente técnico, reveló la admiración que tiene por su maestro. “A Reinaldo lo conozco desde que jugué en el Cali, por allá en los ochenta. Y, desde entonces, no ha cambiado. Es un técnico de mucha capacidad, un gran tipo, que sabe cómo acercarse al jugador. Es un líder para los grupos que dirige”, señala el vallecaucano, que en Chile también será el escudero de Rueda.

Una de las grandes asignaturas que tendrá el nuevo seleccionador de La Roja es definir el estilo con el que aspira que jueguen los suyos. Suárez, actual técnico de La Equidad, opina que ese será su gran desafío: “Es el reto más grande: hacer entender al jugador chileno otra idea, cambiar actitudes que ya están muy mecanizadas. Hay muchas formas de ganar, atacando, defendiendo, como dice siempre Bielsa. Rueda tendrá que aprovechar el material que tendrá a su disposición”, sostiene. Sin embargo, considera que sería un error encasillarlo como un técnico que solo tiene un libreto. “Él se ha adaptado al medio donde ha estado. El estilo de Reinaldo es internacional, no es solo el típico estilo colombiano. Ni Honduras ni Ecuador jugaban a lo colombiano. Él sabe bien estudiar los jugadores que tiene y sabe sacarles el mejor provecho. No va a llegar y aplicar un estilo a rajatabla. Va a mostrar lo que quiere, pero siempre teniendo en cuenta dónde está”, agrega.

En esa misma línea, el volante Abel Aguilar, quien tuvo a Rueda como guía en la selección sub-20 y en la absoluta de su país, valora el respaldo que da el técnico a sus discípulos: “Reinaldo es un formador, siempre trata de que el jugador tenga confianza en sus cualidades. Es muy cercano y uno como jugador también se siente confiado en conversar sobre cualquier tema con él”.

Esas decisiones de Rueda nunca son unilaterales, como confiesa Redín: “El profe siempre nos pide opiniones, nos escucha. Analizamos los partidos en conjunto. Desde que lo conozco, siempre ha trabajado así y por eso vamos a seguir por esa misma línea”.

Otro acompañante durante la carrera de Rueda ha sido Alexis Mendoza, quien le asistió durante una década, desde que tomaron las riendas de la selección colombiana en las eliminatorias al Mundial 2006. “Es un gran maestro, siempre ha hecho las cosas bien. Hoy en día, somos amigos y nuestras familias están muy unidas. Me enseñó y me transmitió todos sus conocimientos y eso demuestra su calidad humana”, apunta el técnico de Junior de Barranquilla.

Mario Alberto Yepes, uno de los mejores zagueros en la historia de Colombia, también vivió en carne propia, la flexibilidad que promueve el nuevo timonel de Chile. Cuando daba sus primeros pasos en el profesional, en Cortuluá, donde Rueda también iniciaba su carrera como entrenador, este lo vio jugar y decidió cambiar su posición de delantero a defensa central. “En aquel momento no me gustó mucho la idea”, sonríe Yepes. “Pero él supo ver mejor que yo mis condiciones y, pues, ahí están los resultados”.

Otro reto que tendrá Rueda es encajar en el camarín de Chile, que en la última década ha sido llevado exclusivamente por técnicos de origen argentino: Marcelo Bielsa, Claudio Borghi, Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi. “Hoy en día, el fútbol es muy internacional. No hay problema en dirigir a una selección de otro país. La adaptación es relativamente fácil, el lenguaje es común, no como antes que no se conocía el país ni el fútbol al que se llegaba. Hoy se sabe todo antes de asumir el cargo”, indica Suárez. Mientras, Redín revela un aspecto de la personalidad de Rueda que le ayuda allá donde va: “Es humilde, respeta a todos los jugadores por igual y sabe enfrentar situaciones complicadas. Por su carácter y experiencia, sabe manejar el grupo y los momentos y estados de ánimo de los jugadores”.

Seguir leyendo