Elías Figueroa: “Siempre han existido problemas de camarín, pero antes no salían de ahí”

Considerado el mejor jugador chileno de todos los tiempos hasta la consagración de la generación dorada, el defensa porteño recibe a eldeportivo para dialogar del fútbol, que sigue como espectador. Y también de viticultura, su nueva pasión. Sus vinos llevan de nombre Don Elías.


A Elías Figueroa (cumple 71 años el próximo miércoles) lo atrapó la viticultura. El mejor defensa en la historia de Chile es la cara visible de su viña boutique. Los vinos Don Elías son su homenaje. “Yo no me puedo exponer a tener cosas de mala calidad”, dice el ex futbolista en su tienda ubicada en Casablanca, a un costado de la Ruta 68, asegurando que su producto es de calidad premium. Son los brasileños los extranjeros que más se llevan los vinos, entusiasmados por la idolatría hacia quien es una leyenda del fútbol de Brasil: “Hace poco vino uno con la camiseta del Inter de Porto Alegre. Le firmé una botella y se puso a llorar. Quedé impactado”. Confiesa estar fascinado con el mundo vinícola y que le encanta esta nueva vida. Su hijo Ricardo, quien maneja el negocio, lo define como un degustador: “se toma una copa al día y no se pasa de eso, pero nunca falla”. El tres veces mundialista da el tiempo para hablar de fútbol con eldeportivo.

¿Qué sintió el martes pasado, cuando Chile perdió en Brasil y quedó fuera de Rusia 2018?

Sentí una decepción muy grande. Esta generación podía dar mucho en este Mundial. Sentí mucha pena también, porque sé que la gente sufre con el fútbol. Es muy triste para el pueblo, que se quedó con la ilusión de ir a un tercer Mundial consecutivo. Lógicamente, pienso también en los futbolistas, que deben estar sintiéndose bastante mal. Pesa demasiado.

¿Es para usted un fracaso?

Sí. La derrota siempre es fracaso. No soy de pensar que se anda bien cuando se pierde. Es lamentable está eliminación, sobre todo porque era la última oportunidad de esta generación dorada.

¿Quién es el culpable entonces de haber fracasado?

No hay un culpable particular. Todos juegan. Todos pierden y todos ganan. Chile iba muy bien encaminado, pero la doble fecha con Paraguay y Bolivia pasó la cuenta.

¿Cómo evalúa el trabajo de Pizzi?

Cuando se pierde, el análisis final no es el mejor, pero lo que Pizzi hizo en la campaña fue bueno. Venía siendo un correcto trabajo, pero se cayó al final, con la suma de todas las cosas que no funcionaron, como los desórdenes disciplinarios que a la larga influyen. Eso a la larga va quebrando un grupo. Los jugadores ya son grandes, saben lo que hacen y poco se les puede decir. Algunos jugadores se cuidan más que otros.

¿Jugar la Copa Confederaciones con equipo titular acabó por ser una mala decisión?

No. Para nada. El jugador se prepara para estar en la cancha y debe estar dispuesto a todo. Entrena para rendir en todos los frentes. Luego, tuvieron su descanso como cada persona corriente. Además que era una oportunidad historica por ser la primera vez que Chile la disputaba.

¿Se cayó el liderazgo de Claudio Bravo tras las declaraciones provenientes de su círculo íntimo?

Sí, pero bueno, él no tiene la culpa de lo que dice la familia. Fue un error de ellas (su mujer y su suegra) opinar ciertas cosa que corresponden netamente al camarín. Son problemas que se deben solucionar adentro.

¿Tiene que seguir siendo el capitán?

Debe seguir. En lo futbolístico, está impecable, ya que es un deportista que se cuida muy bien. En el aspecto del liderazgo, habrá que ver quiénes vienen y si con ellos pesa igual que antes. Que siga siendo el capitán o no, dependerá de lo que elija el propio grupo. Es una decisión de ellos mismos.

¿Y tiene que salir a hablar públicamente?

No. Las cosas del camarín se deben arreglar adentro.

¿Existían tales líos de vestuario en su tiempo?

Sí, siempre han existido problemas de camarín, pero no salían de ahí. Ésa es la diferencia. Recuerdo que durante aquella eterna concentración previa de cara al mundial de España 82, cuando yo era capitán, hubo varios problemas de camarín a causa del excesivo tiempo que tuvimos que estar juntos, y se resolvieron en privado. Le dije al cuerpo técnico y a los dirigentes que ni siquiera ellos podían meterse. Al final todo se puede mejorar, pero no puertas para afuera. Hoy hasta se mandan recaditos por redes sociales y eso no está bien.

¿Por qué le gusta Pellegrini para la selección?

Manuel ha cumplido con muy buenas campañas en el extranjero y que sea de la escuela de Riera es un factor positivo, ya que es lo que tiene para mejorar la selección. Me gusta mucho como opción, ya que es serio y tiene mucha experiencia. Hay que ver lo nuestro, lo que tenemos en Chile. A pesar de que los extranjeros siempre son bienvenidos, ya es hora de que un chileno dirija a la Selección.

¿Qué es lo que tiene que venir a mejorar?

Tiene que saber cómo aprovechar a los jugadores de la actual generación que aún les queda otro ciclo mundialista, junto con los muchachos que vienen, con la sub 20, la sub 17 y con los clubes. Hay que hacer un trabajo más integral, con las distintas divisiones y teniendo veedores mirando a las regiones.

¿Postularía a algún cargo en la ANFP como directivo, o gerente?

No, porque eso implicaría moverse, y ni yo ni mi familia queremos. Vivo en Concón, en un edificio encima del mar y esa calidad de vida es impagable. Ya lo supe siendo técnico (duró dos años). Viajaba mucho y era agotador. Dejé de lado a mi familia siendo futbolista y ahora toca recuperar el tiempo perdido. Antes pasábamos concentrados, en giras por Europa. Incluso mi señora tuvo pérdida de trillizos cuando estuve en Uruguay defendiendo a Peñarol. Hoy me pregunto por qué no estuve acompañándola en ese momento. Quiero dedicarme tranquilamente a vender mis vinos, en familia.

¿Qué central es el que más le gusta pensando en Qatar 2018?

Es difícil la pregunta. Pienso en Benjamín Kuscevic, de la UC. Vino a verme hace un par de años a pedirme unos consejos que parece que le vinieron bien, ya que se ganó la titularidad de la UC. Es joven, corpulento y anda en buen nivel. El central tiene que trabajar mucho, debe tener pique corto, buen cabezazo, realizar mucho ejercicio específico. Su progreso dependerá de su esfuerzo.

Haciendo fútbol ficción, ¿Cómo habría sido está generación con el Elías Figueroa de los 70 de titular?

Fui un adelantado de mi época. Era un central que hacía goles. Aparecía en él área rival y cabeceaba solo, ya que nadie me marcaba. Creo que habría funcionado muy bien, habría logrado cosas muy importantes que en mi época no pude conseguir.

¿Qué le pareció la Sub 17 en el Mundial de India?

La actuación fue preocupante. Quizás los chicos se nublan mucho con los éxitos de la Roja adulta. Deben reflexionar mucho, ya que la campaña no fue buena. Se debe trabajar cada 15 días con ellos para cumplir con procesos exitosos.

¿Quién es el mejor futbolista chileno de la historia?

Es complicado comparar jugadores de distintas épocas, pero a lo mejor yo estoy dentro de los diez mejores. En realidad, los logros hablan por sí solos. Fui tres veces el mejor de América y dos veces el mejor del mundo. Quien sea cuatro veces el mejor del continente, y tres veces el mejor del planeta, me gana. Ahí la dejo.

Seguir leyendo