Conexión Europa

Una mirada al presente de los jugadores chilenos que militan en el Viejo Continente y a los grandes actores del fútbol mundial.

Sagredo

El rehén inglés

La situación de Alexis Sánchez en Arsenal ya parece insostenible. El único camino posible es su marcha del club.


Cuatro goles encajó el Arsenal en su visita a Liverpool. Triste reaparición para Alexis Sánchez con la camiseta de los Gunners en su debut en esta temporada. Tras meses de especulaciones sobre su futuro y a cuatro días del cierre del libro de pases en Inglaterra, el chileno debe haber sentido en Anfield, otra vez, la sensación de que su equipo no está para pelear títulos. Porque el plantel de Arsene Wenger simplemente parece no estar a la altura de los cuadros más importantes de Inglaterra y menos de Europa.

Con su segunda derrota en tres fechas de Premier, el Arsenal ve como desde el inicio se le van escapando el Manchester United, el Manchester City, el mismo Liverpool, el Chelsea y los demás candidatos a pelear por la cima de la tabla. Y claramente a Alexis aquella sensación es la que debe motivarlo a partir a un club más competitivo. Primero para jugar Champions League (el Arsenal sólo estará en la Europa League) y luego para buscar un equipo que le permita soñar con la obtención de la gloria deportiva. No se trata de aspirar al “Caballo del Sheriff”, ya que en la Premier no hay un candidato único y al menos seis cuadros pueden pelear arriba, pero sí enrolarse en un proyecto deportivo ambicioso no sólo en las pretensiones, como el Arsenal, si no también en la inversión al momento de conformar un plantel. En esa línea, el City de Guardiola parece un destino ideal.

¿Soltará Wenger a la máxima estrella del equipo? A esta altura parece una locura obligar a un jugador a respetar un contrato cuando ha manifestado sus deseos de buscar nuevos horizontes. De hacerlo, los Gunners no solo hipotecarían un importante ingreso económico por una transferencia millonaria, también se arriesgarían a forzar la continuidad de un futbolista desmotivado, con la evidente baja de rendimiento que esa situación podría acarrear.

La teleserie de Sánchez no da para más. Se ha transformado en repetitiva. En esta semana de selección en Chile se definirá en Europa su futuro. Ojalá lo dejen partir y acepten la oferta del City, donde podría conformar una delantera de lujo con Agüero y Gabriel Jesús. De quedarse lo hará obligado y será un “rehén futbolístico” (pero de verdad, no al estilo Sampaoli). Si eso ocurre tendrá que demostrar su condición de profesional y sacar adelante su última temporada de contrato. No le quedará otra.

Seguir leyendo