El juez pluriempleado

Los expedientes del futbolista Jorge Valdivia y del basquetbolista Franco Morales yacían ayer sobre el mismo escritorio, el de Exequiel Segall.


Dos deportistas de dos deportes diferentes aguardando la resolución de un solo hombre, de un mismo juez y sus respectivos equipos de trabajo. El destino, caprichoso, quiso que todas las miradas provenientes del mundo del fútbol y del básquetbol criollo convergiesen ayer sobre la figura de una misma persona, Exequiel Segall, presidente del Tribunal de Disciplina de la ANFP y encargado también (”por un corto período de tiempo”, se apresura a especificar) de dictar sentencia en el ámbito del baloncesto nacional.

El resultado; dos casos abiertos sobre un mismo escritorio a la espera de una resolución. Y dos Valdivias (el jugador de Colo Colo) y la capital de la Región de los Ríos (donde hace de local el CD Las Ánimas de básquetbol) mirando de reojo a Quilín. Y todo por dos agresiones; la que le valió el domingo la expulsión al Mago en el Monumental en la última fecha del Transición durante el transcurso del Colo Colo-Santiago Wanderers; y la que el jugador del conjunto valdiviano Franco Morales protagonizó en plena cancha en contra de un hincha de Puerto Montt un día antes.

Dos polémicas que marcaron la última jornada de los campeonatos de balompié y básquetbol y que ayer aguardaban una sentencia de labios de Segall, el juez pluriempleado del deporte chileno, quien explica así su actual multiplicación de tareas: “El directorio del básquetbol me solicitó ayuda por mi experiencia para por un corto tiempo presidir el Tribunal con la idea de ordenarlo y de proponer modificaciones al código, que tenía muchas deficiencias. Y con otros dos abogados formamos el nuevo tribunal con la única intención de poder ser aporte durante un tiempo”.

Representantes del conjunto albo comparecieron ayer en la sede de la ANFP para realizar sus descargos y tratar de evitar que la sanción del mediapunta (que vio la roja por propinar, a juicio del árbitro, “un cabezazo a la altura del pecho” a un adversario) no excediese la fecha de suspensión.

El puñetazo con el que Morales -base de Las ánimas- respondió por su parte en plena cancha a las provocaciones de un hincha del CEB Puerto Montt (que ya anunció la prohibición de ingreso para el fanático por un tiempo indefinido) contará también hoy con un veredicto, que podría venir acompañado de una sanción al conjunto puertomontino por fallas en las medidas de seguridad de su recinto deportivo. Segall tiene la última palabra.

Seguir leyendo