El dopaje de Estado arrebata a Rusia la victoria en Sochi

Autor: EFE

El país euroasiático perdió el primer puesto del medallero de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 debido a la descalificación de varios de sus medallistas.


El mayor éxito deportivo de Rusia desde la caída de la URSS, la victoria en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, ya es historia, ya que este país ha dejado de encabezar el medallero debido a la descalificación de varios de sus medallistas por dopaje de Estado.

En menos de un mes el equipo ruso ha perdido nueve medallas -cuatro de oro, cuatro de plata y una de bronce-, con lo que ha dejado de liderar el medallero y ha caído hasta la cuarta posición con nueve oros, siete platas y ocho bronces para un total de 24 preseas.

El medallero es ahora encabezado por Noruega con once oros, cinco platas y diez bronces; seguido por Canadá con diez oros, diez platas y cinco bronces, y Estados Unidos con nueve oros, siete platas y doce bronces.

Los últimos medallistas rusos en caer son el doble campeón olímpico de bobsleigh Aleksandr Zubkov y la subcampeona en patinaje de velocidad Olga Fatkulina, que fueron hoy descalificados por la comisión disciplinaria del Comité Olímpico Internacional (COI).

En total, ya son catorce los deportistas rusos sancionados como consecuencia del informe McLaren que denunció el dopaje sistemático en Rusia y llevó al COI a analizar de nuevo todas las muestras conservadas para detectar posibles positivos.

Tanto Zubkov como el primero de los medallistas sancionados, el esquiador de fondo Alexandr Legkov, ya tacharon de “ridículas” las acusaciones cuando fue publicado en mayo de 2016 el informe encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) aduciendo que se sometieron a decenas de controles y nunca dieron positivo.

Hoy, tras la decisión de la comisión del COI, Zubkov aseguró que no piensa dimitir del cargo de presidente de la Federación Rusa de Bobsleigh.

“No me iré a ninguna parte. Trabajé durante muchos años para lograr esas medallas. Todos mis logros, todas mis victorias fueron limpias. El deporte se ha convertido en política”, dijo.

Denunció que los miembros de la comisión del COI “se dormían” en las sesiones en las que la parte rusa argumentaba su postura.

“No mostraron interés. Esa decisión estaba tomada de antemano”, aseguró el abanderado del equipo ruso en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Sochi.

De hecho, la federación que él preside adelantó que recurrirá todas las descalificaciones ante la Justicia, sean ante cortes ordinarias o ante el Tribunal de Arbitraje de Lausana.

“Con personas que dictan fallos basándose en un sólo archivo de ordenador preparado por un estafador -Grigori Ródchenkov, antiguo director del laboratorio antidopaje de Moscú- sólo se puede hablar en los tribunales, que es lo que haremos”, señala el comunicado oficial.

La nota agrega que el deporte está regresando “a la época de los boicot de la que el movimiento olímpico salió con grandes dificultades gracias a Juan Antonio Samaranch, el padre de uno de los autores de esta provocación”.

A su vez, Fatkulina consideraba “triste” y “desagradable” que acusen a “toda Rusia” de participar en una “conspiración” para encabezar el medallero en Sochi.

Mientras, las federaciones afectadas replicaban que en las muestras de los deportistas sancionados los niveles de sal son normales y no hay presencia de arañazos.

La sangría no ha terminado aquí, ya que la comisión disciplinaria abrió 28 expedientes, de los que sólo ha cerrado uno sin sanción, y aún hay quedan varias audiencias por celebrar.

En opinión del vicepresidente de la comisión de Deporte de la Duma o cámara de diputados, Valeri Gazzáev, la comisión del COI y la AMA han orquestado una “acción política” con el fin de “dejar en mal lugar” al equipo ruso.

“Nos están llevando a que el 5 de diciembre el COI tome la decisión de impedir que nuestro equipo participe en los Juegos Olímpicos de Invierno” de PyeongChang, aseguró.

Al respecto, el presidente del COI, Thomas Bach, alertó contra los intentos de presionar a la organización que preside para que excluya a Rusia de los Juegos.

“Ahora se trata de lo que ocurrió en los Juegos de Sochi. Se trata de nosotros. Se trata de la integridad de los Juegos Olímpicos (…) Eso es lo que debemos tener en mente cuando digo que tomaremos una decisión justa”, subrayó.

Rusia se teme lo peor después de que la AMA no restituyera a la agencia antidopaje rusa, RUSADA, ante la negativa de Moscú a admitir el dopaje de Estado.

El presidente ruso, Vladímir Putin, muy comprometido en la causa de defender el buen nombre del deporte ruso, negó hace dos semanas por enésima vez el dopaje de Estado y responsabilizó a la AMA de la posible manipulación de las muestras de los deportistas rusos.

Seguir leyendo