El Deportivo

Cuando Palermo es Martín

Son las 08.30 horas y Martín ingresa por el portón lateral del Santa Laura. No lo hace solo. Cada mañana, al volante de un Toyota RAV4 dorado, el ex futbolista arriba al reducto de Independencia junto al resto de su cuerpo técnico. Los cuatro vecinos de un edificio en Manquehue con Kenneddy. La música no puede faltar. Soda Stereo o Joaquín Sabina los acompañan durante los casi 25 minutos que dura el viaje.

Ya en Independencia, la radio se apaga. El Loco, como le llaman sus cercanos pero no sus dirigidos, se prepara para dirigir una nueva práctica. Está cerca de cumplir 18 meses desde que asumió en Unión.

Su arribo fue una revolución. Francisco Ceresuela, el presidente, apostó por un técnico de currículum pomposo, sobre todo como futbolista. Un gancho mediático. También su paso como entrenador por Godoy Cruz y Arsenal fueron tomados en cuenta. Y lo presentó así: “Será un compañero de ruta para llevar a Unión Española a nuevos escenarios, a reencantarnos con la ambición de estar arriba. Buscamos volver a relanzar los sueños de grandeza que este club merece”.

Su estilo, opuesto al que marcó su carrera como futbolista, llamó la atención. Un tipo serio, siempre afeitado, el pelo pulcro y corto. Nada del look estrafalario. Le quedan, eso sí, los tatuajes. Cada mañana, deja de lado su vestimenta casual, para ponerse el short y la polera de entrenamiento. Vuelve a pisar la cancha, pero para dar órdenes, no para definir una jugada.

Sus instrucciones son claras. Su vozarrón se escucha en cada rincón del estadio. Siempre acompañado de su fiel escudero, Pato Abbondanzieri, a quien conoció en Boca Juniors y la selección argentina.

Palermo es directo. Saber llevar la vida con cuatro hijos lo ha ayudado a manejar un grupo de diferentes personalidades. Todos lo respetan. No existe nadie en el plantel que no admire su condición de ídolo deportivo. Más aún cuando cada cierto tiempo relata una hazaña o experiencia vivida en su exitosa carrera. Le gusta tirar de anecdotario personal. Aunque intenta mantener distancia. Es Abbondanzieri el encargado de conversar más con los jugadores, conocer sus inquietudes. Palermo se limita a estar al tanto de todo.

En los entrenamientos, el Titán nunca deja de lado su mate y su silbato. Tampoco su reloj, que ya se ha transformado en una especie de cábala. Nunca se lo saca. No se involucra en los picados, pese a que públicamente repite que extraña ser futbolista.

En junio de 2017 su estadía en Unión Española casi se vio interrumpida. Recibió un llamado que alteró sus planes. Estudiantes de La Plata, club argentino del cual se declara hincha acérrimo, lo puso en el listado de aspirantes para asumir la banca, tras el despido de Nelson Vivas. “Ojalá pueda ser DT de Estudiantes, es mi sueño. Es un deseo, como hincha, volver a un club al que hace años no vuelvo. El tiempo dirá cuando me toque”, dijo. Pero no fue. Finalmente, no se movió de Plaza Chacabuco. El costo de su desvinculación (US$ 400 mil) y la elección de Lucas Bernardi frenaron su vuelta al fútbol argentino.

Su vida en Santiago lo tiene feliz. Por lo menos dos miércoles al mes sale en la noche junto a su señora a comer a algún restaurante. Su hija de casi dos años, por quien Palermo se desvive, queda al cuidado de una babysitter. Extraña compartir con sus amigos del otro lado de la cordillera. De vez en cuando, alguno lo visita.

El deporte está siempre en su cabeza. Su gusto por el fútbol-tenis le quita varias horas a la semana. Incluso, lo llevó a inscribirse con Abbondanzieri en el Mundial de Santiago 2017. Se proclamaron campeones. Recibieron un cheque de US$ 20 mil.

Otra de las actividades deportivas que practica desde que llegó de Argentina es el pádel. En Chile no lo juega con la regularidad que quisiera, pero en su país jugaba hasta con Mauricio Macri, el presidente de Argentina y su amigo, a quien conoció cuando ambos estaban en Boca. El Titán siempre terminaba ganando.

Su manejo de grupo es admirable, dicen en el club. En Independencia nunca hubo tensión. Ni siquiera en los momentos complicados, cuando el Rojo quedó eliminado en la primera fase de Copa Chile ante San Felipe. Ni menos cuando Pinares dejó la institución a mitad de torneo. El DT organizaba asados, pero con condiciones que debían cumplirse. Había que hacerlos fuera del Santa Laura para despejar la mente. Nunca faltaron las empanadas, en actividades que incluían a todos los funcionarios de la institución.

El retrato de un personaje que casi siempre es Palermo, el futbolero mediático, pero que trata de no renunciar nunca a ser Martín, la persona discreta.