Costanzo, el líder en las sombras que deja nuevamente el fútbol

El arquero se convirtió en uno de los referentes del camarín universitario. Tiene las puertas abiertas en la precordillera, pero se tomará un descanso antes de cualquier determinación.


Franco Costanzo (37) jugó el lunes, ante Palestino, su último partido como futbolista profesional. Lo hace tras una extensa carrera, de 17 años, cuyo último período lo vivió en Universidad Católica. En junio de 2013, el arquero decidió dejar su inactividad (se había retirado primero en 2012), para arribar a la precordillera e intentar volver a encantarse con la actividad.

Y lo logró. Y es que, a pesar de ser siempre suplente en Las Condes, sumó varias presencias a lo largo de los años, que le permitieron dar sobradas muestras de su plena vigencia, lo que le valió también recibir el cariño de la gente, explicitado en una ovación ante los árabes en su partido final.

Su mayor aporte, sin embargo, no estuvo en la cancha sino fuera de ella. El experimentado jugador se transformó en uno de los líderes del camarín estudiantil, logrando llegar de buena manera a grandes y chicos. En todo el tiempo que defendió los colores cruzados, el ex River Plate consiguió hacerse escuchar. Ejerció como uno de los referentes del plantel y, también, como uno de los nexos entre los futbolistas y el cuerpo técnico, situación que se potenció tiempo después tras el arribo de Mario Salas.

Ejerció su rol en las buenas y en las malas. Levantando a sus compañeros en momentos difíciles, y disfrutando en un segundo plano los logros, como aquel 2016 histórico en el que obtuvieron tres títulos en un año. Siempre, ante lo favorable y lo adverso, su voz fue una de las más escuchadas y respetadas en la interna de los cruzados.

En su adiós, no dudó en agradecer a la institución, asegurando que salir de la inactividad para venir a Chile fue una buena decisión. “Haber llegado acá fue un acierto en todo sentido. Nunca pensé que me iba a quedar tanto tiempo. El club me abrió las puertas y tuve la posibilidad de pasar casi cinco años. Estoy muy agradecido por todos. No tengo más que palabras de agradecimiento al club y a los hinchas”, expresó.

Ahora, en Las Condes le abren las puertas para que pueda incorporarse en algún estamento, ya sea a nivel dirigencial o en el fútbol formativo, donde ya suma presencias a modo de pasantías como entrenador de arqueros de las series menores. Él, sin embargo, prefiere esperar. Va a privilegiar el descanso post retiro y la convivencia con su familia. Después tomará una determinación. “La idea es descansar y disfrutar de la familia. Poder viajar. Después ver qué hacer. Seguramente estará la idea de armar algo en el club, pero se verá más adelante”, expresó. “Por ahora descansar (…) esto ya viene de mucho antes. No es fácil para ningún jugador retirarse. Yo siento que es lo mejor. Es momento de dar lugar a los nuevos jugadores que vienen”, sentenció.

Seguir leyendo