El Consejo pide cabezas

Tras casi dos horas de explicaciones de parte de Salah y su directorio, el plenario de la ANFP exige un gesto potente y que caigan los culpables del Caso Facturas. El presidente exhibe comprobantes y otros documentos a los clubes, que criticaron el manejo de crisis y sus escuderos, incluso, a nivel comunicacional.


Hasta el lunes, el de ayer era un Consejo de Presidentes en el que el cierre de las ofertas por la licitación del CDF se llevaría toda la atención. Hasta el lunes. Porque tras la información publicada por La Tercera sobre los pasajes aéreos para familiares del directorio de la ANFP facturados a nombre de Quilín, todo cambió. Sin estar en la tabla, el Caso Facturas sería tema de discusión obligado.

En distintos tonos y en este mismo medio, varios presidentes de clubes habían anunciado que pedirían explicaciones por lo acontecido con dichos viajes. Ayer fue ese día, el de las preguntas y las excusas.

Según voces del plenario, antes de abordar los cuatro puntos en la tabla (Comisión CDF, Segunda División Profesional, Cuota de incorporación y Barnechea), el timonel Arturo Salah tomó la palabra. Miró de frente a los socios e hizo su mea culpa, donde, al igual que en la conferencia del jueves, inculpó a la delegación de tareas como el causante y asumió errores en el procedimiento específico del Caso Facturas, pero negó tajantemente haber dañado de alguna forma el patrimonio de la entidad que preside. Incluso, mostró facturas y comprobantes de pago, algo que, según la versión de presidentes de clubes,  no hicieron Aldo Corradossi ni Sebastián Moreno, los otros implicados en el tema. Sin embargo, desde la ANFP especifican que “en la presentación a los clubes se mostraron las facturas y comprobantes de pago de ambos casos, tal como se hizo el día anterior con los medios de comunicación”.

Salah insistió una y otra vez en que ni él ni sus directores pretendieron pagar los viajes de sus familiares con dineros de la ANFP y que el error fue en la forma. Que debió estar más encima da gente que le ve esos asuntos, como declaró antes de ayer. Algunos presidentes hicieron su lectura entre líneas. Dicen que los dardos apuntaban a Vladen Canales, su jefe de gabinete. También escuchó las críticas de los dirigentes, dirigidas al manejo de la crisis a nivel comunicacional del Caso Facturas. Le hicieron ver que la publicación de este medio no sólo destapó errores administrativos, sino que también una mala estrategia, que dejó una imagen confusa, con versiones contradictorias. La discusión se llevó casi dos horas de un Consejo que originalmente no era para eso.

Al cierre de la reunión, Andrés Fazio, primer vicepresidente de Quilín, resumió el actuar del directorio ante el Consejo: “Partimos dando cuenta de la situación de los errores cometidos y las deficiencias de los procesos que aún hay en el gobierno corporativo. Existían muchos protocolos y formas de control manual y eso abre brechas para que, sin exculpar los errores cometidos, se puedan cometer este tipo de actos. Al Consejo se le presentaron medidas para que no vuelva a suceder”.

Justamente, el plan que el directorio le comunicó a los timoneles incluye una auditoría especial relacionada a este tema, donde se evaluarán todos los viajes realizados en 2016 y 2017, los años en que este directorio ha ejercido su labor. Además, se creará una suerte de puesto especial de contralor, quien supervisará todo lo que ocurra dentro de la ANFP. Los presidentes, además, quisieron saber si rodarían cabezas por los errores en el Caso Facturas. Sentían que si fueron errores administrativos, así debía ser. Esperan, de hecho, que Salah haga ese gesto. Dicen que si no lo hace sería una mala señal y el Consejo quedaría predispuesto negativamente porque consideran que la situación fue grave.

Fazio explicó: “Estamos hablando de una circunstancia muy difícil, con personas y seres humanos afectados. Jamás daría una decisión como esa en una instancia como esta. Indudablemente tenemos mucho que evaluar y si hay asignación de responsabilidades se tendrán que asumir, pero de eso hablaremos en forma privada”.

¿Cuál fue el sentir de los clubes tras la cita? “A Salah lo vi tranquilo, pero muy preocupado con lo que pasó. Hizo ver que toda su vida ha sido intachable y que esto lo habría manchado un poquito”, señaló Miguel Nasur, presidente de Santiago Morning, quien, de todas formas, advirtió: “Acá hay que revisar todo, porque, así como se les pasaron los viajes, se les pudieron haber pasado otras cosas. Lo de las facturas es un reventón, pero hay muchas cosas más que aclarar. ¿Qué hemos sabido de las platas que se perdieron? ¿Hay alguna investigación?”. En tanto, Pablo Milad, timonel de Curicó, cerró: “No hay una intención de malversación de fondos de la institución. Sí hay errores comunicacionales y de procedimiento, pero eso se tiene que corregir, hay acciones correctivas que ya están en carpeta para mejorar eso. Se estableció un plazo de diez días para establecer el informe”.

#Tags


Seguir leyendo