César Pinares: “Colo Colo se puede caer, no es tan ilógico”

Desde Emiratos Árabes, el volante sigue en detalle la campaña de Unión Española, equipo del que se fue tras la quinta fecha, siendo figura y puntero del campeonato.


César Pinares (26 años) contesta el teléfono desde Emiratos Árabes con ganas de hablar. Poco le importa haber terminado hace poco minutos la práctica de su nuevo equipo, el Al-Sharjah. Extraña a su familia, que dentro de pocos días ya debiese llegar a acompañarlo. El idioma también le juega en contra: “Hablo un poco de inglés, pero es complicado. Uno se siente solo a veces. El tema de la familia tampoco ha sido fácil. Acá piden muchos papeles, pero ya dentro de pocos días podré abrazarlos a todos”, dice en conversación con La Tercera.

Su tormentosa salida de Unión Española, en la que tanto la dirigencia como el jugador acusaron del otro poco interés de seguir ligados, ya no da vueltas en su cabeza. Su amor por la camiseta del cuadro de Independencia sigue intacto, por lo que no se pierde detalles de la definición del torneo: “El sábado voy a comprar una carnecita y lo tiraré a una parrilla eléctrica que tengo. Lo veré solo”, dice de entrada.

¿Cómo ha sido su proceso de adaptación?
Un poco complicado porque tuve una lesión muscular que hasta el día de hoy me molesta. He jugado poco. El jueves pasado recién empecé normal. Ojalá que pueda agarrar ritmo rápidamente.

¿Se lesionó en el primer entrenamiento?
Sí, fue por una sobrecarga. Llegué del viaje de la Selección desde Brasil y al otro día viajé y apenas llegué, jugué un tiempo entero de un partido. Después me hicieron entrenar al máximo y me desgarré. Estuve cerca de 35 días fuera.

¿Le afecta estar lejos de su familia?
Hay momentos y momentos. Lo bueno es que soy bien fuerte de mente. Había momentos en que quería tomar el primer avión y devolverme a mi casa. Pero esos son los menos. Tengo más ganas de recuperarme y demostrar el buen jugador que soy.

¿No es un retroceso jugar en Emiratos Árabes?
No es un retroceso, porque estoy teniendo otro roce. Acá no son dotados futbolísticamente, pero sí en lo físico andan muy bien. Son corredores, fuertes. No son pavos para jugar a la pelota. Muchos piensan que no son astutos, pero sí lo son.

¿Por qué le costó decidirse tanto fichar en su nuevo club?
Mi prioridad hasta el día de hoy ha sido el fútbol y por eso nunca quise venirme para acá. Obviamente también está el tema de la Selección. Empecé con la China Cup y sabía que estaba en vitrina. Quería seguir subiendo mi nivel para poder ser considerado en la Selección. Eso me frenaba a no querer venir a jugar a un fútbol menor. Le di muchas vueltas en mi cabeza, hasta que decidí venir.

Pero dejó Unión Española a mitad de torneo…
Fue una decisión demasiado complicada. No te imaginas todas las noches que me desvelé dándole vueltas al tema. Pensaba en todo lo que podíamos conseguir con Unión, todo lo que hice para ganarme un puesto de titular, para jugar con la 10 y ser capitán con un cuerpo técnico espectacular. Fue una decisión demasiado complicada.

Muchos hinchas rojos aún no lo perdonan…
El hincha nunca estará contento al ciento por ciento. El hincha de Unión, no todos, nos criticaron muy duro cuando empezamos la Copa Chile y quedamos eliminados. Llevábamos dos partidos, teníamos siete compañeros nuevos, la defensa toda nueva, y así todo el hincha no lo pudo entender. Todos decían que a Unión le iría mal en este campeonato, que Unión no le ganaba a nadie. Si me hubiese ido cuando las cosas estaban mal, dirían que abandoné el barco cuando se estaba hundiendo. Pero se entiende porque los hinchas piensan y viven el fútbol con pasión. Ellos no saben todo lo que tuve que pasar para tener una oportunidad como la que estoy viviendo ahora.

¿Hizo algún esfuerzo por quedarse en el equipo de Palermo?
Ese tema ya es polémico. Pasó a ser un tema sensible entre ambas partes y la verdad es que me carga la polémica. Lo único que voy a decir es que hice un esfuerzo grande por quedarme y no se llegó a acuerdo.

¿Le gustaría volver más adelante?
Me gustaría volver por el cariño que le tengo a la institución. Unión es mi casa y me siento así cada vez que voy. Uno siempre queda entusiasmado y con ese bichito de querer volver. Ojalá se pueda dar en un futuro.

¿Cómo vive la definición del torneo?
El domingo me quedé hasta tarde viendo el partido ante Audax Italiano. Estaba nervioso, con la adrenalina de querer estar ahí ayudando a mis ex compañeros. El torneo está demasiado bonito y me alegro porque estamos dónde queríamos estar a principio de torneo.

¿Se imagina a Colo Colo cayendo ante Huachipato?
De todas maneras. Cualquier cosa puede pasar. Colo Colo se puede caer , no es tan ilógico. Huachipato es un equipo muy difícil. Las veces que me tocó jugar contra ellos siempre fueron partidos muy apretados. En una definición pueden pasar cosas milagrosas.

¿Conversa con sus ex compañeros?
Sí, lo hago. Converso con algunos. Hay muy buena onda, amistad con varios de ellos.

¿Vio el sorteo del Mundial?
No quise ver el sorteo. Al otro día me aparecieron los grupos en las redes sociales y ahí le di una vuelta. No tenía idea que era el sorteo. Mientras más pienso en la Copa del Mundo, más pena me da. No lo puedo creer aún.

¿Le molesta que Pizzi asuma la banca de Arabia Saudita?
Prefiero no opinar y si tuviera que decir algo, lo diría por el tema sentimental. Obvio que uno queda con un sabor amargo, pero si uno lo ve como que esto es un trabajo, un tema profesional, está bien. Él ya había salido de su cargo. Él va al Mundial y nosotros no. ¿Qué le vamos a hacer?.

¿El técnico debe ser chileno?
Hay técnicos chilenos muy buenos. Lógico que sería diferente que sea un técnico chileno. Sería muy bonito. Hay técnicos chilenos capacitados y obviamente que tener a uno de ellos en la banca le daría un condimento especial a la Selección. b

Seguir leyendo