Barroso salva a Valdivia

El volante no recibirá sanción tras sus críticas al arbitraje. La defensa apeló a la bullada sanción al defensor en 2014 para conseguir el archivo de la causa.


Colo Colo tiene un problema menos luego de que el Tribunal de Disciplina archivara el “caso Valdivia”. El volante, quien ayer compareció ante la corte deportiva, no recibirá sanciones por haber catalogado de “estupidez” la tarjeta amarilla que le mostró Eduardo Gamboa ante Iquique. Por lo mismo, podrá estar ante la UC la próxima semana, en Las Condes.

Eso sí, por acumulación de amarillas no estará hoy ante San Luis, donde los albos buscan un triunfo que les permita recuperar la confianza.

En Blanco y Negro quedaron satisfechos con la resolución. Según apuntaron la clave estuvo en la estrategia usada por Jorge Carrasco, abogado del club. “Se apeló al ‘caso Barroso’, quien fue sancionado en 2014 por criticar al arbitraje. Se establecieron comparaciones con ese hecho, lo que terminó favoreciendo al Mago” sostienen.

“Cuando sancionaron a Julio, el Tribunal señaló que lo hizo con el ánimo de injuriar. El caso de Jorge es distinto, porque nunca quiso ofender a Gamboa y lo aclaró públicamente cuando habló en La Tercera. En segundo lugar, contra Julio se consideró que habló en frío y a mediados de semana, o sea, razonada y premeditadamente, por lo que ameritaba sanción. En cambio, Jorge no estaba en frío, por lo que no había premeditación. Por el contrario, habló recién terminado un partido, en el que se empató, resultado por el Jorge jamás culpó al juez”, revelaron desde la concesionaria.

El futbolista no se quedó en Quilín para escuchar la resolución, aunque tras sus alegatos se mostró optimista en cuanto al resultado. Luego, por redes sociales, dejó en claro su felicidad por el fallo.

Simón Marín, miembro del tribunal, dio las razones de la resolución: “Fue una decisión unánime. Se determinó que Valdivia no tuvo ánimo injurioso, por lo que no correspondía una sanción”.

Mientras Valdivia se defendía la ANFP para no ser sancionado, en el Monumental sus compañeros seguían los preparativos para el partido de esta tarde ante San Luis.

El de hoy es un duelo especial. Además de la urgencia de los puntos, Pablo Guede, que se juega sus últimas cartas para seguir luchando por el título, se mide ante un rival al que no ha vencido desde que llegó a Macul.

Los albos llegan atribulados. Tras seis jornadas, marchan quintos, con nueve puntos, siete menos que el líder Unión Española, completando una irregular campaña. Y desde el juego mismo, tampoco hay buenas señales. El sólido 4-1 ante la U sirve sólo para maquillar el pobre nivel exhibido.

San Luis es una de las piedras en el zapato del DT. En el último duelo entre ambos, disputado en abril en Quillota, los amarillos se impusieron 1-0 tras un error de Paulo Garcés. Sin embargo es el penúltimo partido, en octubre pasado, el que el estratega no olvida.

Aquella tarde, el juego terminó 3-3 después de una contundente actuación visitante, que desnudó todas las falencias de los capitalinos. Después, de hecho, Guede se enfrascó en una áspera disputa con sus colaboradores, ya que nunca leyeron las claves de los de Miguel Ramírez. Por lo mismo, el DT ha puesto especial énfasis en la preparación del duelo.

El extécnico de Palestino no quiere sorpresas. Una de las indicaciones más relevantes que dio para hoy se relaciona con el riego del césped. Quiere una cancha rápida, tal como en el Superclásico, para generar mayor vértigo y así complicar al rival. El pasto será mojado varias veces antes del compromiso.

En la conformación del equipo también hay sorpresas: el juvenil Carlos Villanueva será el enlace, en lugar de Valdivia, y Andrés Vilches irá con Paredes en ataque.

Seguir leyendo