Audax aprovecha el regalo de Lobos y baja al invicto Everton

En una tarde negra, el arquero cometió un error grotesco, que significó el 2-0 que relajó a los floridanos, quienes terminaron imponiéndose por 3-0 ante un rival que aspiraba a ser líder del Transición.


Audax Italiano dio esta tarde uno de los golpes del Transición, al superar los pronósticos que ubicaban a Everton como candidato a la victoria.Lo hizo, además, con un marcador contundente 3-0. Frenaron así a un equipo que tenía la posibilidad de alcanzar la cima del torneo, igualando los 18 puntos de Unión Española.

Los viñamarinos eran uno de los invictos del torneo, junto a los hispanos y Antofagasta, y mostraban un juego sólido. Apenas les habían convertido cinco tantos en ocho fechas y nada presagiaba el desplome que sufriría hoy.

Ante los audinos, sin embargo, esos antecedentes se vieron anulados por un nombre específico: el arquero Eduardo Lobos, quien tuvo una reacción tibia en el primer gol y un error impresentable en el segundo, cuando el balón le pasó bajo el pie derecho, luego de haber combinado con el central Felipe Vergara, y se fue directo al arco. La aparición de Sergio Santos para anotar en la línea de sentencia sirvió sólo para aumentar el bochorno que mostró el portero, quien se lamentó durante los 10 minutos que siguieron hasta llegar al descanso.

Hubo méritos, por cierto, de parte de los floridanos, pero estos asomaron fundamentalmente con la ventaja establecida. Particularmente en el segundo tiempo, cuando anularon los intentos viñamarinos por acercarse a Nicolás Peric y, además, se las arreglaron para contragolpear con bastante precisión, aunque no la suficiente como para cambiar el marcador.
Para ello contaron con el buen trabajo de Bryan Carrasco, Juan Pablo Miño y, sobre todo, de Juan Leiva, quien cumplió uno de sus mejores partidos desde que llegó a Universidad de Chile, procedente de Deportes Concepción.

A los 80’, los visitantes pudieron haber puesto alguna emoción al cierre, pero Raúl Becerra le dio al travesaño cuando Peric ya comenzaba a rezar.
Y pocos segundos después se produjo un claro penal de Cristián Suárez sobre Joe Abrigo, que Carrasco anotó con calidad.Experiencia tiene: ha sumado seis penales en este torneo, de un total de siete goles.

Tan mala tarde tuvieron los viñamarinos, que a 10 minutos del final, Iván Ochoa desvió un tiro penal, por una falta de Carlos Labrín sobre Patricio Rubio, que significó además la expulsión del defensor itálico.

De esta manera, el supuestamente débil aprovechó todo lo que tuvo: un mediocampo luchador, velocidad en los contragolpes, una defensa segura y un arquero, el rival, que difícilmente podrá olvidar esta tarde dominical.

Seguir leyendo