El Deportivo

Arley Méndez y sus medallas se llevaron el peso

“Fue un año muy bueno para el deporte chileno en general. Este fue el año dorado de Chile, muchos oros mundiales y Bolivarianos”. El resumen lo hace el propio Arley Méndez, al momento de ser encuestado por El Deportivo para este resumen de temporada.

Tiene razón el pesista. María Fernanda Valdés y Pablo Quintanilla fueron campeones del mundo en sus especialidades, lo mismo que las hermanas Abraham en su serie de edad; hubo medallas de oro en los Juegos Mundiales, así como un salto en megaeventos como los Bolivarianos, con decenas de medallas de oro y un inédito podio general, o los Juegos Sudamericanos de la Juventud.

Tiene razón Arley. Él no lo sabe, pero hasta los últimos minutos del recuento de votos, que se mantenía en secreto, peleaba el primer puesto del Mejor Deportista del Año con Valdés. Ganó por apenas tres preferencias.

El Mundial de Anaheim será recordado por mucho tiempo en Chile. Fernanda Valdés conseguía por primera vez un título de esta magnitud en las pesas nacionales y Arley Méndez, se colgaba tres.

Tal vez el número sí determinó que Méndez, quien se quedó con tres preseas doradas en California, fuera elegido con cómoda ventaja por los 100 encuestados como la Actuación más Relevante de la temporada.

Las primeras alegrías para Arley en su nueva tierra. Nacido hace casi 24 años años en Cuba, el deportista fue uno de los principales valores de la generación de recambio de la halterofilia de su país, pero la falta de perspectivas económicas para su familia (aunque él recibía ayuda del gobierno para competir) lo hicieron decidir quedarse en Chile un día de 2013, tras llevar gloria -por última vez- a Cuba en el Panamericano que se desarrolló en Santiago. Desertó y se radicó en Chile. Para siempre, como le gusta aclarar.

La del Mundial de Anaheim fue un fin de semana de gloria que fue antecedido por días de tristeza. El pesista había ganado tres medallas de oro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, Colombia, pero la delegación no había reparado en que Méndez no tenía el tiempo de residencia en Chile para representar a un nuevo país. Se las quitaron.

Y el Mundial de Anaheim fue sucedido por una tragedia. El padre del pesista murió en Cuba, por problemas coronarios, hace 10 días. El deportista no lo veía desde que dejó la isla, en 2013.

Encima, por esos mismos días algunos deportistas en retiro cuestionaron que fuera legítimo merecedor del premio al mejor pesista del año entregado por votación del Círculo de Periodistas Deportivos y, por consiguiente, un buen candidato al Mejor de los Mejores 2017, premio que finalmente recibió. Le pedían más tiempo de participaciones bajo la bandera chilena.

Ese día Arley respondió a los críticos señalando con fuerza que ya es un chileno más; los deportistas lo protegieron declarando que sólo la envidia de los tres títulos mundiales puede explicar el rechazo a su participación como chileno en torneos internacionales.

Ese día recordó también sus otros trabajos en Chile, esperando la nacionalización; su historia de amor con otra pesista chilena y el hijo que hoy lo aferra más que nunca al país que lo recibió.

Arley Méndez eligió a Chile para desarrollar su deporte y con eso se cerró la discusión.

Mucho que entregar

Méndez no sólo trajo medallas a Chile, sino también años de experiencia de su desarrollo en Cuba. Él mismo asegura que lleva tiempo enseñando a los niños chilenos; los “cabros chicos”, como les llama con gracia, gracias al acento que no ha olvidado.

“Antes de ser chileno trabajaba también con ellos, los guiaba en el CEO, les decía ‘mira esta técnica, es así’, vengo haciendo como un aporte. Yo levanto harto peso y los niños quieren ser como Arley, me preguntan cómo tengo que hacer y les ayudo con la posición, con consejos, que a los niños les sirve. Decirles, que no se arriesguen”, relata.

Las autoridades también se dan cuenta de su potencial aporte. La subsecretaria del Deporte, Nicole Sáez, explica que “la experiencia que él trae, como es el caso de Yasmani Acosta en la lucha, contribuye al desarrollo deportivo de nuestros seleccionados, su llegada hay que considerarla como algo positivo”.

Porque Arley Méndez promete, porque Arley Méndez sabe que tiene posibilidades reales de quedarse con una medalla olímpica en Tokio 2020. Nunca antes un pesista chileno ha conseguido una presea de ese estilo. Y él apuesta por la dorada, más que escasa en el historial deportivo chileno.

Ese proceso se reanuda en pocos días: en 2018 el pesista representará a Chile en el Panamericano específico, del 12 al 19 de mayo en República Dominicana; en los Juegos Sudamericanos (Odesur) de Cochabamba, del 26 de mayo al 8 de junio; y en el Mundial de Turkmenistán, en noviembre. Porque le queda mucha historia por escribir.

Medallas doradas

No es que sólo Arley Méndez se haya impuesto en dos de las más importantes categorías de la encuesta, sino que junto a María Fernanda Valdés hicieron que la halterofilia venciera por mayoría en las preferencias. Suman 57 votos en la elección del mejor deportista y acumulan también la mayoría absoluta en el logro más relevante del año. Claro, las inclinaciones por Arley y Fernanda suman 50, pero a esas hay que sumar tres sufragios que se dieron por “los oros en el Mundial de Pesas”, para llegar a 53.

Valdés no ganó, pero sí se quedó con el primer puesto en la premiación que cada año hace el Comité Olímpico de Chile. Esta encuesta de, tal vez, rompa ese empate, tras el triunfo de Arley Méndez en la premiación del Círculo de Periodistas Deportivos.

Honor a los títulos mundiales

Fue complicada la elección, sin duda. Muchos de los encuestados dudaron un rato en contestar quién era el mejor del año o cuál es el logro de la temporada. Cómo no, si había más campeonatos del mundo en la lista.

Uno de ellos es el del tercer puesto (en ambas categorías) de la encuesta: el bicampeonato conseguido por Pablo Quintanilla en el Mundial de rally cross country de la FIM.

Hace unos días, el piloto sanantonino recibió en La Moneda el Premio Nacional del Deporte, aunque ese galardón reconoce su temporada 2016.

“Me siento orgulloso por los diferentes reconocimientos de este año, pero sobre todo por haberlos ganado a base de entrenamiento, dedicación, superando adversidades, disfrutando el deporte que me apasiona y sintiéndome orgulloso de ser chileno. Los reconocimientos alimentan tu trabajo y renueva las energías para seguir peleando por nuevos objetivos”, declara el piloto que abrirá el calendario 2018, participando en el Dakar.

Fue el año de Quintanilla, mejor del mundo en las motos; de las hermanas Antonia y Melita Abraham, mejores del mundo en remo Sub 23; de María José Moya, mejor del mundo en patín carrera; de Joaquín Niemann, el mejor del mundo en golf amateur. Y no son los únicos.

Por eso y por todo lo que lo ha rodeado es que la victoria del levantador de pesas Arley Méndez en la encuesta de El Deportivo vale por dos. O por tres… oros mundiales.