“Arley es de Chile, no es de Cuba, para que lo sepan bien”

Después de casi cuatro años en Chile, tras fugarse de Cuba, el pesista Arley Méndez conquistó sus primeros grandes logros desde que recibió su nacionalización. Fue triple campeón mundial en California.


Arley Méndez le dio el domingo tres títulos a Chile en el Mundial de Anaheim de levantamiento de pesas. Sus primeros grandes logros representando a la bandera chilena, dejando atrás para siempre, dice él, sus 19 años en Cuba (hoy tiene 23), la isla que lo vio nacer. En una cita que será única en sus recuerdos, no pudo cruzarse con viejos conocidos, pues los representantes cubanos no llegaron a California, por problemas en sus visas.

¿Qué tipo de sensación tiene al ganar por Chile?
Mira, las sensaciones que tengo de ganar por Chile son muy grandes, ya que estoy aquí defendiendo a un país y ése es Chile. Logré ponerlo en lo más alto del podio. Desde un principio, antes de mi proceso de nacionalización, me preguntaban cuáles eran mis objetivos, por qué quieres ser chileno y yo contestaba que quería defender esa bandera, ponerla en lo más alto del podio. Sabía que podía, soy un muchacho que se sacrifica y logra lo que quiere.

Chile tiene apenas un par de campeones mundiales con tres títulos. ¿Qué le parece?
Espectacular. Para que se den cuenta en Chile que tienen talento. Chile va a tener, a partir de ahora, muchas medallas mundiales, se lo aseguro. Lo que hace falta es un poquito más de apoyo hacia los deportistas olímpicos, ya que requieren mucho sacrificio, mucha dedicación para llegar a un nivel mundial. Y desearle a los otros deportistas éxito, que entrenen fuerte y que cumplan sus objetivos, que me imagino que son también ser campeones mundiales, medallistas panamericanos y olímpicos. Todo en la vida se puede, con sudor y sacrificio. Sólo que se necesita un poco más de apoyo, nada más.

Su intento de récord mundial… ¿era posible de verdad o trató por si acaso..?
No, no. El intento de récord mundial era de verdad, nada de eso de por si acaso. Yo ya había hecho 217 kilos en entrenamiento y como se pudo ver ahí, en la primera fase del envión, logré concretar el clean muy fácil, pero arriba cometí un error técnico que no me permitió empujar la barra bien y se me quedó un poquito adelante. Pero son cosas que pasan en competencia. Uno no puede cometer esos errores. No se dio la oportunidad ahora, pero a seguir.

¿Va por el récord mundial en el futuro entonces?
Sí, el año que viene voy por ese récord.

¿Cómo ha sido su relación con el resto del equipo chileno de pesas? ¿Alguien lo ha tratado mal por ser ex cubano?
No. El equipo es bien unido, a pesar de que a veces, como en todo lugar, siempre hay una o dos personas que no están conformes, que no les gusta la federación, pero yo soy optimista. Hay que creer en los que tienes al lado, no en los que están aparte. Este deporte es individual, pero para llegar a ser el mejor del mundo, tiene que haber muchas personas detrás. Un cuerpo técnico, un buen entrenador, como Giorgi Panchev, la federación, que está funcionando perfectamente; el Comité Olímpico, donde antes estaba Neven Ilic, donde todo estaba muy bien, y el nuevo presidente también. Esto es un colectivo, los deportistas dependemos de arriba y los de arriba dependen de nosotros, entonces hay que trabajar en conjunto. A veces hay diferencias y quisiera que eso cambie. Todos tenemos que ayudarnos para que esto vaya para arriba. En Chile hay mucho talento, lo que hace falta es un poquito más de apoyo y que todos luchen por el mismo objetivo.

Pero en Chile el apoyo económico a los deportistas ha aumentado mucho. ¿Diría usted que aún es menor de lo que hay hoy en Cuba?
En Chile el apoyo económico está bien, pero yo digo que deberían ponerle un poquito más. Hay muchos deportistas que no tienen la posibilidad de agarrar medalla y no reciben nada y para dedicarse ciento por ciento a su deporte necesitan esa ayuda económica. Muchas veces debe trabajar aparte, madrugar para poder buscar su dinero para subsistir, para ayudar a la familia. Yo también lo pasé. Yo al principio tuve que trabajar durísimo, entrenar. Entonces, obviamente los resultados van a bajar, porque no es lo mismo estar parado ocho horas en un trabajo y después ir a entrenar.

¿Y sobre Cuba..?
No tengo idea. Yo ahora veo por Chile, no me interesa lo que está pasando en el deporte cubano en estos momentos. Yo veo por mi país que es Chile ahora y listo. No me interesa saber si en Cuba pagan o no pagan. Estoy viviendo en Chile ahora y me interesa Chile.

Dice “hay gente que no está de acuerdo”. ¿A quién se refiere?
Hay gente que está… y no es de mala onda, yo no voy a dar nombres ni nada de eso, pero están en contra del sistema de la federación y no debería ser así. Todos deberían trabajar por el mismo objetivo. Las cosas se hablan, no se dicen por atrás. Yo he escuchado comentarios. Muchos me dicen cosas de frente y hablan otras por atrás y son gente de mala espina y del mismo levantamiento de pesas. No voy a dar nombres, pero es así.

¿Entiende que hay gente en Chile que no celebra el título mundial, que no lo siente tan chileno?
Me quedo con las cosas positivas. La gente que habla mal, que dice ‘éste es cubano y va a seguir siendo cubano’ le digo: busque en el medallero, dice Arley Méndez, de Chile. Para los envidiosos, que andan diciendo mierdas por ahí, Arley Méndez es de Chile; no es de Cuba, para que lo sepan bien. Y muchos celebraron, para los Juegos Bolivarianos, cuando me quitaron la medalla. Vi comentarios que decían ‘muy bien quitada’. ¡Los chilenos! Pero la mayoría se lamentaba. Siempre hay ovejas negras. A esas personas hay que apartarlas, porque pudren las otras manzanas y no dejan que crezca el deporte en Chile. No sirven para nada. Necesitamos gente que tire pa’rriba.

¿Cómo ha armado su vida en Chile?
En Chile tengo una familia, tengo a mi mujer, Antonia Galleguillos, a mi hijo Alexis Andrey, que los quiero mucho y han estado conmigo en las buenas y en las malas.

Entonces, ¿se queda en Chile para siempre?
Claro que sí.

Seguir leyendo