El año maldito de Jara

El defensa volvió a la titularidad de la U en la final y con él retornaron los goles en contra y la derrota.


La reaparición de Gonzalo Jara (32) como titular en la defensa de Universidad de Chile fue para el olvido. El zaguero volvía a jugar un partido desde el inicio después de casi un mes de inactividad, luego de superar una lesión muscular.

Sin embargo, su nivel estuvo por debajo del que esperaban los hinchas azules. Al final, terminó transformándose en uno de los villanos de la final de la Copa Chile, en la que Santiago Wanderers se coronó como campeón.

El regreso estelar del central de 32 años coincidió con una nueva derrota de la U, que no perdía por dos goles o más desde el Superclásico disputado en el Monumental. Los de Guillermo Hoyos fueron vapuleados 4-1 por el Cacique, el 27 de agosto pasado, en otra actuación ingrata del defensor.

Si bien hacía un partido regular el sábado, en Concepción, el indiscutible penal que le cometió a Luis Pavez a los 69’ marcó negativamente su labor. Aquella evidente infracción significó el 3-0 parcial de los caturros, que con esa ventaja administraron tranquilamente el resultado a favor.

Por dicha falta el oriundo de Hualpén recibió tarjeta amarilla de parte del árbitro Eduardo Gamboa. Apenas derribó al lateral porteño, el estudiantil sólo atinó a darse la vuelta. Ni siquiera reclamó el cobro del juez, ni tampoco vio cómo éste lo amonestaba.

De ahí en más perdió la calma y también el poco orden que había mostrado en el primer tiempo. Es posible que más de algún aficionado azul haya extrañado a Alejandro Contreras, otro criticado por la parcialidad, que ya perdió la paciencia con el juego del equipo y, particularmente, con la zaga.

Definitivamente la línea de tres en el fondo que utilizó Hoyos en Collao no resultó. Jara se desempeñó como líbero, pero su falta de ritmo y competencia se le notó demasiado.

Jara nunca se vio cómodo ante los ataques del elenco de Valparaíso. Lo anterior también fue posible gracias a que los universitarios estaban mal parados y quedaban en desventaja numérica con frencuencia.

Nicolás Córdova, técnico del cuadro porteño, advirtió las falencias que arrastraba la U, que pese a estar líder del Torneo de Transición con 24 puntos, al igual que Colo Colo y Unión Española, venía mostrando un nivel preocupante. En el clásico ante Universidad Católica, por ejemplo, de no ser por la impericia de los cruzados y por la actuación inspirada del arquero Jhonny Herrera, el actual campeón no habría ganado.

No ha sido un buen año para Jara. Más allá del título que logró con los azules en el Clausura, no ha tenido un buen rendimiento y se ha hecho merecedor de la resistencia de los hinchas de la U.

Para colmo, a nivel de Selección tampoco estuvo a la altura. Es más, el formado en Huachipato fue uno de los puntos más bajos de la Roja en la última parte de las Eliminatorias para el Mundial de Rusia. Perdió balones torpemente, cometió infracciones que generaron peligro y jamás transmitió seguridad en la defensa.

“A mi entender, Jara está al nivel de Piqué, aunque no lo crean”, dijo Hoyos en febrero pasado. “Soy mejor que Piqué”, bromeó Jara, un mes después. Estas palabras distan mucho de la realidad actualmente y, seguramente, ya no hacen reír a ningún hincha azul

Seguir leyendo