El año de la consolidación de Gabriel Suazo

El zurdo se volvió titular inamovible en el campeón del fútbol chileno. Colo Colo asegura la banda izquierda y le ofrece una alternativa a la Selección.


Comenzó el año siendo uno de los pocos rescatables en aquella nefasta presentación de la Selección Sub 20 de Héctor Robles en el Sudamericano disputado en Chile, sin embargo no pudo evitar que el equipo fuera último en la fase de grupos y se despidiera tempranamente de la competencia, quedando fuera de la Copa del Mundo. Pese a todo, el 2017 que le esperaba a Gabriel Suazo estaba cargado de alegrías.

Tras su participación en el equipo nacional volvió a Colo Colo para intentar seguir compitiendo en el primer equipo. Hasta ahí, el joven lateral izquierdo alternaba y comenzaba a sumar minutos con la camiseta alba. Durante el primer semestre, Pablo Guede le entregó la banda izquierda y no defraudó, sin embargo su nivel decayó junto con el del equipo, que terminó cediendo el título a manos de Universidad de Chile, después de llegar a tener una ventaja de siete puntos.

Sus buenas presentaciones llamaron la atención en el cuerpo técnico de Juan Antonio Pizzi, que le dio una oportunidad en la selección adulta en el amistoso ante Burkina Faso, cuando reemplazó a Arturo Vidal promediando el segundo tiempo.

Ya en el Transición, el zurdo encontró su mejor nivel. Se adueñó definitiva e indiscutiblemente de la banda izquierda y se adaptó de buena manera a los requerimientos de Pablo Guede. Así, fue el carrilero perfecto para los albos, aplicado y fuerte en defensa, sin temor a la proyección, valiente para ir al frente e inteligente para tomar decisiones. Fue aporte también en materia ofensiva y dio muestras de un notable rendimiento físico. Culminó el campeonato con dos asistencias, 32 recuperaciones y una efectividad de pases del 87% (242 de 278). Fue titular en 14 encuentros y sólo se perdió uno por suspensión.

Con la presencia del jugador de 20 años, Colo Colo asegura el sector izquierdo y le ofrece una alternativa a la Selección, sobre todo considerando el indefectible proceso de recambio que debe producirse en el equipo nacional.

Fue un 2017 consagratorio para Suazo, que ahora debe proyectar su buen nivel en el plano internacional el próximo año en la Copa Libertadores. Hasta ahora va bien encaminado.

Seguir leyendo