Medio Contra Uno

La entrevista de Felipe Bianchi

Se trata, simplemente y rapidito, de contestar en la extensión máxima de un tuit (140 caracteres) una pregunta que no podrá exceder de medio (70)

Twitter

Andrés Benítez:”No hubo robo; el Real Madrid es el mejor equipo del mundo”

El recién renunciado rector de la Universidad Adolfo Ibáñez, ex Editor de Revistas de El Mercurio y director de Las Últimas Noticias, cuenta que es hincha de Everton, que lo vio dar la vuelta olímpica el 76, que jugó fútbol alguna vez y no era tronco y que le gustaría haber sido Zinedine Zidane. Sin embargo, para mirar, su deporte preferido es el Polo.


¿Usted es de los que va regularmente al estadio?

Iba cuando mis hijos eran chicos. Ahora prefieren ir solos. Me imagino que porque yo no soy muy hincha.

¿La primera y última vez que fue a ver fútbol?

La primera, no me acuerdo. De la mano de mi papá al estadio Sausalito, seguramente. La última, la final de la Copa América.

¿Jugó alguna vez a la pelota? Me lo imagino tronco, pero empeñoso.

Claro que jugué. Nada de tronco… y nada de virtuoso. Lo mío era la defensa. Incluso una vez ganamos un campeonato de futbolito, ¿qué tal?

¿Su deporte favorito para practicar?

Hago deportes todos los días, muy temprano: yoga, gimnasia, trote.

¿Y para ver?

Me gusta mucho ver el polo. He ido varias veces al Abierto de Palermo, que es como la final mundial de ese deporte.

¿Es cierto que es hincha de Everton?

¿Tan raro es? Herencia familiar y de ciudad. Nací en Viña, donde ir al estadio era una tradición.

A ver: nombre entonces al menos cuatro figuras del equipo del 76…

José Luis Ceballos, el flaco Spedaletti, Mario Salinas y Leopoldo Vallejos. Estuve en la final: 80 mil personas en el Nacional.

NOTA DEL AUTOR: Correcto. Bajo la dirección técnica de Pedro Morales, que ya había sido campeón con Huachipato en 1974, Everton se tituló campeón ese año tras derrotar en la gran final a Unión Española mientras por los parlantes del estadio sonaba el famoso “Ever for ever en el corazón/Ever forever ever Everton”. Una joya. Aparte de los mencionados por el entrevistado, en ese equipo también jugaban, entre otros, Mario Galindo, Humberto López, Chicomito Martínez, Guillermo Azócar, Ángel Brunel, Camilo Benzi, el negro Ahumada y el Charola González.

¿Verdad que tiene una competencia con Carlos Peña, rector de la UDP?

Eso ya se superó: yo me visto mejor y él escribe mejor.

A propósito, ud es un reconocido trapero ¿Qué no puede faltar en su closet?

Un bonito pañuelo/bufanda para adornar y alegrar cualquier tenida.

¿Lo pasó bien como director de revistas de El Mercurio?

Muy bien, por la variedad de temas que había que abordar. El problema era el subdirector.

Muy gracioso: era yo. 

¿Y como director de Las Últimas Noticias?

Mejor, probablemente. Formamos un equipo de primera e hicimos un diario muy entretenido.

¿No lo tienta volver a los medios?

Siempre. Los medios son mi pasión y nunca he dejado de estar cerca de ellos.

¿Si gana Piñera y lo llaman, entraría a su gobierno?

Si digo que sí, seguro no me llaman. Mejor digo que no. No sé, no es algo que tenga pensando.

Volvamos al fútbol ¿Le robaron al Bayern en los partidos con el Madrid?

Por supuesto… que no. Los errores arbitrales son parte del fútbol y el Real Madrid es el mejor equipo del mundo, no necesita robar.

¿Debe explicar Mosa ante la SVS las ofertas chinas por Colo Colo?

Me imagino que sí. A mí me parece un cuento raro, no me cuadra.

¿Sus tres ciudades favoritas en el mundo?

Nueva York, Londres, Buenos Aires.

¿El mejor restaurante al que ha ido en su vida?

Por su onda, que para mí es tan importante como la comida, el Kitchen del Hotel Mercer, en Nueva York.

¿Y el mejor recital?

Los Rolling Stones, concierto aniversario en Hyde Park, Londres, el 2013. Era la gira de 50 & Counting.

¿Qué jugador le habría gustado ser?

Zinedine Zidane, por supuesto. Talentoso, elegante, gran jugador y ahora muy buen entrenador.

Sé que colecciona fotografías, ¿sus tres fotógrafos favoritos?

Richard Avedon, Helmut Newton y Herb Ritts.

Mi suegra le hizo clases en el colegio ¿Era porro usted?

¡Genial, la Tere Gazitúa! Era la vieja de Arte. Partí porro y terminé bien.

¿Una Gulietta roja, un E-Type verde o una Range Azul nuevecita?

El Jaguar E Type de los sesenta, a quien el propio Enzo Ferrari calificó como el auto más bello jamás fabricado.

¿Qué le viene mejor, el verano con shorts o el invierno con abrigo largo?

A esta edad, el abrigo largo. Me gusta el inverno porque uno se puede vestir más.

Una marca de camisas, una de trajes y una de zapatos.

Hoy soy fanático, en todo, de Scalpers, marca española que llegó hace un tiempo a Chile.

¿Se ha perdido en Chile el concepto de universidad en pos de participación?

En todo este largo debate nos olvidamos de la calidad, que es el concepto fundamental de cualquier universidad.

¿A Lagos lo mató el CAE, el Transantiago o simplemente el tiempo?

El tiempo. Lagos fue un gran presidente y es un gran estadista. Pero un mal candidato para los tiempos que corren.

¿Qué haría con los pelotudos que siguen rayando casas y edificios?

Al menos los obligaría a pintarlas nuevamente a costo de ellos.

Una caminata en la playa ¿Isabel Allende, Camila Vallejo o Jacqueline Van Ryselberghe?

Camila Vallejo todo el día. Me ha tocado debatir un par de veces con ella -no en la playa- y la encuentro una mujer muy interesante.

¿Lo pasaba bien cuando lo invitábamos a Tolerancia Cero?

Increíble. Sobre todo cuando me preguntaban algo.

La ironía es clara: más que preguntar, los panelistas de tan loable y famoso programa tenían por costumbre elaborar larguísimas peroratas a las cuales el invitado asistía más bien como público. 

Acaba de anunciar que deja la UAI ¿Ministerio? ¿Embajada?

Todos me preguntan qué voy a hacer y yo estoy feliz sin saber la respuesta. Dejemos que la vida nos sorprenda. Hay tiempo todavía: recién me voy en marzo.


El entrevistado sólo se excedió en la última pregunta (13 caracteres); el entrevistador se pasó en cuatro (30).

Seguir leyendo