Deportes Concepción demandará para romper la concesión e intentar volver a competir

Los penquistas deberán recurrir a la justicia para obtener la documentación que les permita desligarse de Fuerza, Garra y Corazón, la firma que los llevó a la desaparición.


A Deportes Concepción no le queda otro camino en su afán de volver a competir. No tienen claro si en Segunda División o en Tercera División. Esa definición depende de que consigan la firma que pondrá término a la concesión con Fuerza, Garra y Corazón, la empresa que lo condujo a la desafiliación. Ese trámite sigue demorando.

Los lilas necesitan un Certificado de No Deuda para postular a cualquiera de las categorías. Para emitirlo, la ANFP les exige el fin de la relación contractual con sus anteriores administradores. El presidente de los penquistas, Víctor Tornería, explica que la traba radica en que en el Conservador de Bienes Raíces figura como representante legal el ex gerente general Raúl Sabando, cuya firma sería indispensable para completar el trámite. “Los abogados del club están buscando el camino legal para terminar la concesión. Uno de ellos es la demanda civil de término de concesión, un proceso que queríamos evitar, por la demora que puede significar. En el Conservador de Bienes Raíces, Raúl Sabando sigue apareciendo como gerente general, lo que le concede la facultar para firmar. Nos habíamos acercado a él y a Adolfo Sabando, pero ellos se arrepintieron por asuntos legales. Esa ventana se cerró. La próxima semana se ingresará una demanda de término de concesión por la insolvencia de la concesionaria”, apunta el directivo.

Paralelamente, los penquistas solicitarán una reunión con la ANFP para explicar las gestiones y el escenario que enfrentan.

Raúl Sabando explica a El Deportivo que no tiene relación con la fallida empresa. “Luis Polnoroff me pide que me fuera en diciembre de 2013. Me reemplazó Alberto Faillcace. Se firmó un finiquito que me libera de responsabilidad legal con la compañía. El finiquito manda por sobre la información que haya en el Conservador”, sostiene.

En ese sentido, mantiene su postura. “No voy a firmar algo con lo que no tengo relación. Polnoroff debió poner en ese registro a Faillace. No sé por qué nunca lo hizo. Si firmo, cometo perjurio. Me despidieron en 2013, ¿qué tengo que ver en esto? Hay que buscar el camino más razonable para que el club vuelva, pero yo no tengo nada que ver”, insiste.

Finalmente, Sabando se puso a disposición de las autoridades de Deportes Concepción para colaborarles en la medida que permita la legalidad.

Seguir leyendo